fbpx
julio 21, 2021 Naiara Franco

Una de las secciones más visitadas y decisivas de tu web. Una de las que más engancha o la que más aburre y espanta.

 

La página en la que haces match con tu cliente (sí, como en Tinder) o la responsable de que haga next y se aleje de ti.

 

La que más miedo da escribir.

 

¿Ya sabes de qué te hablo?

 

Sigue leyendo y descubre la sencilla estructura (4 pasos, oiga) que hará que tu página “sobre mí” (acerca de, equipo, nosotros…) cobre sentido y sea la responsable de que surja la magia entre tu cliente y tu negocio.

 

 

Seguro que también te interesa

 

 

como escribir el sobre mi perfecto copywriting

 

Prepara tu sobre mí como prepararías una entrevista de trabajo o una cita de Tinder

 

Las entrevistas de trabajo y las citas de Tinder tienen algo en común entre ellas (y con un buen sobre mí).

 

¿Imaginas qué?

 

Suponiendo que la cita te guste o el trabajo te interese (o en el caso del sobre mí, que el cliente sea el adecuado) para que funcionen tienes que ir pensando en la otra persona: en sus intereses, en sus gustos, en sus necesidades y, sobre todo, en encajar con ellas.

 

Si el trabajo exige orden dirás que eres metódico y perfeccionista, si es trabajo en equipo te definirás como persona empática y proactiva, si requiere autonomía dirás que eres independiente y que no te cuesta tomar decisiones por tu cuenta, etc.

 

Te adaptarás a lo que la otra parte busca.

 

Lo mismo en una cita, si la otra persona te gusta, intentarás agradar e impresionar. Muchas veces hacemos tonterías, pero… obviemos esa parte.

 

Si le gusta viajar, hablarás de viajes; si le gusta el deporte, hablarás de aquella vez en 2001 que corriste una carrera con tu colegio; si le gustan los animales, le hablarás de tu gato…

 

¿Me sigues?

 

Eso sí: es muy importante no falsear información, que luego todo se sabe.

 

Por eso no debes poner fotos en tu perfil de Tinder haciendo surf o escalando si esas cosas no te interesan de verdad (spoiler para quien no conozca la app: está lleno de surfistas, escaladores/as, artistas y gente virtuosa por encima de la media; y… queda raro).

 

Tinder es un buen ejemplo porque muchas personas se hacen un perfil que no encaja con ellas mismas y, cuando llegan a la cita y la otra persona se encuentra algo inesperado, las probabilidades de éxito caen en picado.

 

En tu sobre mí, exactamente igual. No debes fingir ser quien no eres, a la larga no solo no funciona sino que genera desconfianza y arruina tu reputación, justo lo contrario a lo que necesitas.

 

 

¿Cómo aplicas esto al “sobre mí”?

 

En el “sobre mí” intentarás, a través de tus conocimientos, experiencias y valores, conquistar a tu cliente ideal.

 

Olvídate de hacerte un currículum de tus logros académicos y experiencias laborales. Eso no es interesante y no engancha, perdona que te lo diga. No dice gran cosa a alguien que no te conoce todavía. Y además cansa.

 

Olvida el orgullo y escribe con honestidad y cierta humildad sobre tu carrera y lo que le importa de esta a tu cliente. No te quites méritos, ni muchísimo menos. Pero nadie quiere leer a una persona pagada de sí misma y que puede resultar incluso prepotente.

 

 

Entonces, ¿cuál es el objetivo de esta sección web?

 

Pueden ser distintos objetivos en función de tu negocio o de tu estrategia online, pero destacaremos estos:

 

  • Simpatizar y empatizar con tu cliente
  • Generar confianza
  • Subrayar la personalidad de marca
  • Diferenciarte de la competencia

 

Si consigues estos cuatro objetivos a través de tu “sobre mí”, lo has logrado: has aumentado tus probabilidades de venta, seguro.

 

¿Imaginas comprarle a alguien que te cae mal? ¿Le darías tu dinero a quien no te genera confianza? ¿Y si habla como un robot o en un tono que te chirría y no va contigo? ¿Y si es igual a otros?

 

Seguro que no. Porque cuando compramos nos gusta sentirnos coherentes y alineados con nosotros mismos. Nos gusta creer que tenemos razón y que no nos engañan. Un “sobre mí” presuntuoso es lo opuesto a todo esto.

 

Vamos a ver cómo estructurarlo bien. Con fundamento, que diría aquél.

 

 

 

¿Qué necesita una sección “sobre mí” para funcionar y conectar con el cliente ideal?

 

Como ya te he dicho antes, los objetivos principales consisten en sacar tu personalidad a la luz para diferenciarte y generar confianza.

 

¿Cómo consigues esto?

 

Piensa en la imagen que quieres dar sobre ti y tu negocio, en qué necesita tu cliente ideal de ti y también –atención aquí– lo que buscan aquellos clientes con los que no te interesa trabajar (y aléjate).

 

Para encauzar esta sección deberás responder las siguientes preguntas y tener en cuenta las claves que te doy al final a la hora de redactar tu sobre mí.

 

 

*¿Qué voy a encontrar aquí?

 

Habla de tus logros y méritos profesionales, pero diciéndole a tu cliente ideal qué puede encontrar en tu página web: qué servicios le ofreces o qué productos tienes y qué te hace diferente.

 

Mira que distinto suena:

 

– Hola, soy Lola bienvenido a mi hogar, el del diseño gráfico para negocios atrevidos como el tuyo –vs– Me llamo Lola, estudié diseño gráfico en la universidad pública de Salamanca y trabajo en ello desde 1992.

 

– En Ecobotellas creamos envases ecológicos para hacer tu día a día más justo y limpiar los océanos con parte de nuestros beneficios –vs Ecobotellas productores de botellas ecológicas desde 2008.

 

– Soy Pili, copywriter SEO, y pongo todos mis conocimientos a disposición de negocios del sector de la salud para que comuniquen su valor y destaquen en Google –vs– Me llamo Pili estudié copywriting con –nombre profe/ escuela- y comunicación en la universidad de Navarra, escribo webs y blogs desde 2018.

 

Verás que los primeros ejemplos se dirigen directamente al lector y mencionan qué es lo que les hace especiales o qué ofrecen a sus clientes. Mientras que los segundos hablan en primera persona sin tener en cuenta al cliente, perdiendo oportunidades de conectar con él.

 

3 tipos de negocio, 3 tipos de oferta y 3 tipos de tono de voz. En el primero su propuesta es fuera de lo común, en el segundo comprometida con el medio ambiente y en el tercero se dirige a un sector concreto y además específica que es experto en algo (SEO).

 

Es decir, si alguien llega por casualidad a la web del copywriter y no es del sector salud se irá y ambos saldrán ganando, porque el copywriter trabaja con negocios de ese nicho en concreto.

 

Son solo tres ejemplos de posibles cabeceras, pero trabajando el tuyo podrás conseguir resultados muy diferentes e interesantes.

 

¿Seguimos?

 

 

*¿Por qué confiar en mí?

 

Siguiendo con el ejemplo del “copy”, después del titular habrá una explicación del porqué eligió el sector salud, cuál es la importancia de trabajar ciertos aspectos en las webs etc. Y después buscará generar confianza (especialmente en sectores tan delicados como este).

 

Existen distintas formas de hacerlo y que eso haga que la incertidumbre de tus clientes se disipe:

 

Testimonios (verídicos, con foto, nombre de la empresa o del cliente que haya contratado, su puesto de trabajo en caso de que sea una empresa, perfil en redes…)

Logotipos de empresas con las que se ha trabajado

Logotipos de medios de comunicación en los que se ha aparecido

Premios conseguidos

Menciones: si tienes muchas cosas que puedes mencionar, busca el equilibrio. Puedes repartirlos a lo largo del “sobre mí”, escoger los más importantes o mencionar los que más te convengan (te acuerdas de hacer match con tu cliente ¿verdad? Pues piensa en aquellos que más les interesen e impresionen).

 

 

*Ahora ha llegado el momento de hablar un poquito de ti

 

Ahora sí, ya puedes hablar (un poco) sobre ti. En mi caso aprovecho esta parte para sacar un lado más personal y mostrarme más humana, porque esto va alineado con mi marca. Humanizar tu “sobre mí” puede acercarte a tu cliente y facilitar que se genere vínculo. Pero cuidado si tu sector es muy formal.

 

Busca la armonía entre los eventos relevantes de tu carrera profesional y aquella parte que quieras mostrar de tu vida personal (si encaja con tu estrategia).

 

Puedes hablar de experiencias más personales para conectar, de un giro brusco que dio tu vida y puso todo patas arriba o de tu grupo favorito.

 

Ajústalo al perfil de tu cliente ideal y saca tu lado más humano. La era de hablar como un robot se terminó hace tiempo, la simpatía y la empatía generan conexión y venden.

 

 

*Para terminar: no “encierres” a la persona que te lee (está feo y no sirve de nada)

 

Qué objetivo te marcas con esta sección? ¿Quieres que el cliente vaya a una página de ventas? ¿O que se suscriba a tu lista de correo?

 

Puede que sean otros objetivos, pero lo importante es que no conviertas esta sección (ni ninguna otra) en un callejón sin salida.

 

Pon un CTA atractivo, un formulario, una caja de suscripción a tu newsletter o un enlace a la sección que quieras. Pero mueve a tu lector a la siguiente casilla. Proponle una cita.

 

Si has cerrado bien este “sobre mí” y el cliente estaba dudando entre tu negocio y el de otra persona que ofrece algo simila,r será más probable que te elija si has creado ese vínculo simpatía- empatía.

 

Insisto, sin mentir o falsear. No tienes por qué gustar a todo el mundo y las palabras vacías no van a ningún sitio. Todos tenemos algo que ofrecer y algo que nos hace únicos.

 

Descubre tu valor.

 

 

Otras cosas importantes a tener en cuenta

 

– Piensa en quien te lee

 

Coge todo tu potencial y busca el equilibrio entre lo que necesita tu cliente y lo que tú puedes ofrecer, estructura la información respondiendo a esas cuatro preguntas que acabamos de ver y mide el funcionamiento de la página. Lo que no se mide no se puede mejorar.

 

Y recuerda, a la hora de escribir: párrafos no muy largos y comunicación tú a tú, conversacional para que sea más fácil de leer y asimilar.

 

 

– Da la cara

 

Sí, tienes que dar la cara a través de fotos en las que se te vea alineado con los valores y personalidad de tu negocio. ¡Ah! Y que tengan un mínimo de calidad.

 

Si tu negocio es “eco” sal al campo a hacerte una sesión (casera o pro, dependerá de tu presupuesto). Si tu negocio es sobre cocina, entre fogones. Alguna mirando directamente a la cámara, relajado y sonriente/ serio, en función de tu público.

 

¿Recuerdas que hablábamos de generar confianza? Pues las fotos son un plus (enorme).

 

No tienes nada que ocultar. Puede que al principio dé miedo y vergüenza, pero cada vez miramos más el lado humano de los negocios y nada más humano que tu presencia.

 

 

– Utiliza tu tono de voz

 

Es cierto que tienes que plasmar tu tono de voz a lo largo de toda tu web, definiéndote y como arma de seducción a tu cliente. Un tono frío y aséptico no mola. No dice absolutamente nada.

 

Utiliza tu estilo: haz una lista de palabras que mucho, palabras que poco y palabras que nunca usarías. Define si quieres que tu tono sea dulce, rebelde, de colega, seductor… Y explótalo en esta sección.

 

Si alguien siente que el tono de voz de la marca a quien quiere comprar se ajusta a su personalidad caerá rendido a sus pies.

 

¿Conoces a “La vecina rubia”? Es la reina de la personalidad y el tono de voz. Ha conseguido triunfar sin dar la cara porque muchas mujeres le hemos puesto nuestra propia cara y a su amiga la de nuestra mejor amiga.

 

 

– ¿De dónde llega el tráfico a esta sección?

 

Cada web es un mundo y hay webs cuyos blogs mueven montañas, o que posicionan mejor por páginas de ventas, incluso que por la home.

 

Analiza y mide las fuentes de tráfico y adapta el mensaje a las mismas.

 

Si el tráfico viene de una página de ventas enfoca el mensaje a reforzar la decisión de compra, si viene de la home trabaja tu personalidad de marca… Apuntala tus estrategias gracias a esta sección.

 

 

En resumen y para terminar tu “sobre mí”

 

Como te he subrayado a lo largo de todo el artículo para hacer match con ese cliente ideal tienes que ponerte en su lugar.

 

Tienes que decirle qué puedes hacer tú para aliviar sus necesidades, para darle una mejor versión de sí mismo o generarle placer (turismo, hostelería…).

 

El texto debe estar redactado siempre de tú a tú: hazlo como una conversación y que sea fácil de digerir. Mantén el interés e intercala tus imágenes con iconos o, incluso, videos del estilo “20 cosas sobre mí que nadie antes sabía”.

 

Dale motivos para confiar en ti y en tu negocio.

 

Resume brevemente quién eres y busca puntos en común con tu audiencia.

 

Encuentra la salida perfecta para que ese lector siga moviéndose por tu web, descubre de donde viene el tráfico y orienta el mensaje para reforzar la estrategia.

 

Ahora que sabes todo esto… ¿qué cambios vas a implementar en tu sobre mí? Cuéntamelo en comentarios o consúltame tus dudas y las resolvemos en equipo.

 

ACCEDE A
NUESTROS RECURSOS

¡CONVIÉRTETE EN UN CRACK DEL MARKETING ONLINE!

Consigue la MEGA GUÍA con 37 estrategias TOP
para aumentar tu lista de suscriptores POR LA CARA

    2 Comentarios

    1. Avatar Guillermo Gisbert dice:

      Vaya sorpresa positiva… Una paisana escribiendo en oinkmygod

      1. Kaixo Guillermo!
        Sí, aunque soy hondarribitarra de adopción y navarrica de corazón. Pero paisana al fin y al cabo 😉

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    TE AYUDAMOS
    CON TU
    COMUNICACIÓN