fbpx
septiembre 14, 2020 Leyre Iturralde

“Menudo peliculón” piensas. En efecto, la película te está encantando. Hace ya más de una hora que en el bol de palomitas ya solo quedan los granos que no quisieron hacer “pop” y tienes muchísima sed. Pero nada importa. Tú no te mueves del sitio porque ese final lo va a merecer. Y de repente, tu burbuja de expectativas explota sin previo aviso. 

 

Salen los créditos y lo único que aciertas a decir es “ya está, ¿así se queda?”

 

¿Te suena verdad? Exactamente el mismo mal sabor de boca puede generar un mal cierre en un blog. Como no quiero que eso te pase a ti, te voy a enseñar cómo crear el mejor cierre de post de tal manera que el único motivo por el que no te dejen un comentario sea porque los has dejado sin palabras (ahora es cuando lentamente unas gafas de sol pixeladas aterrizan en mi cara al grito de thug life).

 

Ya lo dice el refrán “no es cómo se empieza, sino cómo se acaba”. Y es que lo bien o mal que cierre una historia, ya sea un post o una película, puede ser decisivo.

 

cierre de post

 

¿Por qué es tan importante un cierre a lo Beyoncé en la Super Bowl?

 

Si decides dimitir en un trabajo y lo haces bien, en un futuro tendrás buenas reviews en Linkedin, recomendaciones de tus ex jefes e incluso amigos con los que irte de cañas. En cambio, si al dejar tu puesto, no te despides, o lo haces de malas maneras, seguramente nadie quiera volver a verte el pelo. Normal, ¿no?

 

Exactamente lo mismo ocurre aquí. Si lo clavas con el final del post  tendrá consecuencias tan maravillosas como:

 

  • Que tus lectores digievolucionen a suscriptores. Les gustará tanto tu contenido que querrán más y más y estarán deseosos de leer tus próximas publicaciones. Esto se traducirá en leads, y a todos nos gustan los leads, ¿verdad? 
  • Habrá más comentarios. Quienes lo lean sentirán que tienen algo que decir o preguntar o simplemente querrán felicitarte por el trabajo bien hecho. 
  • ¡Arriba esos followers! Ganarás seguidores en las diferentes redes sociales ya que querrán tenerte localizado y estar al tanto de tu trabajo. 
  • Lograrás que capten el mensaje, que lo interioricen. No serás el profesor de La Casa de Papel pero habrás logrado que quienes te lean, hayan aprendido algo nuevo. 

 

 

6 consejos para un final memorable

 

¿Qué queremos? Un final feliz (don´t think bad) ¿Cómo lo queremos? Si has llegado hasta aquí es porque tienes ansia de tip así que aquí estoy yo para iluminarte a golpe de consejito. 

 

Creatividad y simpatía. Combinan con (casi) todo

 

Importante: no confundir con “pasarse de gracios@”. No queremos ser el típico chapas de discoteca de humor manido y gracia inexistente. El objetivo es ser ingenioso, cercano. Que vean que detrás de esas mil palabras hay una persona que les cae bien, que les gusta lo que dice, y sobre todo, cómo lo dice. 

 

Obviamente hay temáticas que no se prestan a este tipo de tono (ejemplo: un post sobre seguros de defunción), pero si este filtro ya lo hemos pasado, dale la vuelta y piensa cómo lo haría el lector. ¿Qué es más atractivo? ¿Un cierre seco y cargado de topicazos o aquel que te saca una sonrisa utilizando un símil ingenioso o un insight divertido?

 

 

Resume. Modo tweet activado.

 

 ¿Serás capaz de volver a decir toooodo lo que has contado con menos palabras, diferentes y en forma de frase arrebatadora? Pues claro que sí, yes we can. Si fuiste capaz de resumir toda tu experiencia laboral en un solo folio, esto es pan comido. 

 

Recoge los aspectos más relevantes de tu discurso y plásmalo en el último párrafo de forma clara, sencilla y explicándolo de otra forma para así asegurarte de que el lector capte el mensaje. ¡Recibido!

 

Pregunta. Feedback, ¡allá vamos! 

 

Para fomentar el comentario, este recurso te vendrá fetén. Aumentarás las ganas de interactuar de tus lectores y crearás un vínculo más cercano con ellos. Pasarás de ser una mera fuente de información a humanizar más tu blog.

 

Además, incluir alguna pregunta te servirá para sacar la Esperanza Gracia que llevas dentro y descubrir qué les inquieta, les atormenta o les perturba y obtener así nuevas temáticas para futuros posts. 

 

Enlaza. No dejes que se escapen.

 

A ver, no es un secuestro, tranqui. Pero tú mejor que nadie sabes que esa persona que está obnubilada leyendo tu post sobre 7 tips probados para que un blog potencie tu marca personal, también podría gustarle ese otro que hablaba sobre El proceso del copywriting. Entonces, ¿por qué privarle de tan interesante lectura? 

 

Vincúlalo elegante y sutilmente (como he hecho yo, ejem, ejem) y haz que esos, a priori, 5 minutos que iba a pasar en tu blog se conviertan en media hora yendo de oca en oca y que lea, porque le toca (y porque le está encantando, obviamente). 

 

 

Pide. Quien no llora, no mama.

 

Por desgracia, tus lectores aún no han desarrollado poderes telepáticos. Así que si tú no lo dices, no van a saber que lo que más feliz te haría es que compartieran el post, te siguieran en Instagram o que participaran en tu crowdfunding para salvar ocas silvestres. 

 

Claramente no todos tus sueños se harán realidad pero al menos, podrás dormir tranquil@ sabiendo que has puesto toda la carne (tofu, para los veganos) en el asador. 

 

 

Botones. Próxima parada: tus RRSS

 

¿De qué sirve una señal de tráfico en una rotonda si no te indica qué dirección tiene cada salida? Pedir está bien, pero si va acompañado de un “mapa de ruta” has alcanzado la perfección.

 

Iconos de tus redes sociales para que te sigan, iconos para que lo compartan de forma directa, apartado para que se suscriban a la newsletter. Todo, to-do tiene que estar al alcance de su mano, o mejor dicho, de su vista.

 

Lo mejor para el final

 

En definitiva, la receta secreta para ser un/a auténtic@ chef de los cierres debe llevar: (pausa para que cojas papel y boli) una dosis de síntesis aderezada con creatividad, 1 link de interés bien fresco, alguna llamada a la acción con un puñado de botones y una pregunta para especiar. 

 

Introdúcelo 10 minutos a macerar en tu cabeza… ¡et voilá! Ya tienes tu plato estrella: unas deliciosas conclusiones de artículo que, si te has quedado con hambre, puedes acompañar de un jugoso Cómo escribir el post perfecto para tu blog con en que refrescar tus conocimientos.

 

Ahora, es tu turno. Soy todo oídos. ¿Cuál es tu truco del almendruco para escribir un final épico? Déjalo en comentarios y no te vayas sin antes bajar la comida, dándote un paseo por nuestras rrss. 

 

¡Hasta pronto!

ACCEDE A
NUESTROS RECURSOS

¡CONVIÉRTETE EN UN CRACK DEL MARKETING ONLINE!

Consigue la MEGA GUÍA con 37 estrategias TOP
para aumentar tu lista de suscriptores POR LA CARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TE AYUDAMOS
CON TU
COMUNICACIÓN