Top
Tipos de cliente de una agencia de comunicación

Los diferentes tipos de cliente que existen en una agencia de comunicación [con GIFS]

Si trabajas en una agencia de comunicación o marketing online los habrás conocido a todos.

 

Si buscas trabajar en una agencia de comunicación o empezar una por tu cuenta, te encontrarás a cada uno de ellos.

 

Hoy, desde Oink, queremos hacer un post con los diferentes tipos de cliente que existen en una agencia de comunicación. La fauna y flora con la que nos encontramos en nuestro día a día como agencia.

 

Lee y ríete con nosotras. Y déjanos un comentario con los tipos de cliente de una agencia de comunicación que te has encontrado en tu vida profesional.

 

Tipos de cliente de una agencia de comunicacion

 

10 tipos de cliente de una agencia de comunicación

 

1. El que lo quiere todo para ayer

 

De estos los hay a patadas. Todo lo que piden tiene que estar hecho en el momento. Incluso si es algo que tardas una semana en hacerlo.

 

Señor/a cliente: ten en cuenta, por favor, que no hacemos milagros.

 

Si quieres que escriba 7 artículos para blog de 2.000 palabras cada uno, no lo haré en 3 horas.

 

Si quieres que te cree 4 campañas en AdWords con 24 anuncios, no lo voy a tener hecho para esta tarde.

 

Si quieres que te cree una estrategia de inbound marketing para tu marca, no la tendrás en 2 días.

 

 

 

2. El que te hace menos caso que un gato independiente

 

En cambio, existe un tipo de cliente que pasa de ti completamente. Va pagando sin rechistar pero no te da feedback.

 

No contesta emails. No contesta Whatsapps. No coge el teléfono. Le das ideas, le ofreces diferentes estrategias para que la comunicación de su producto/servicio mejore, y nada.

 

(aquí pasa una bola de paja del desierto, o una de polvo en tu habitación)

 

Estos clientes son muy fuertes. Hagas lo que hagas, sudan de ti.

 

Y puedes decir: cliente que no molesta es clientes guay. Y sí, lo es. Pero hasta un cierto punto.

 

Cuando pasa tanto de ti te cuestionas tu trabajo y esto no mola en absoluto.

 

 

3. El que te llama a las 23:57

 

Ni a mi enemigo más mortal le desearía este cliente. Seguro que ni Batman se lo desearía al Jocker. Ni el correcaminos al coyote (o al revés). Ni siquiera Jenny a Blair (si no sabes de qué estoy hablando, no podemos ser amigos).

 

Este tipo de cliente no tiene “boundaries” contigo. ¿Qué se le ocurre una (caca de) idea a las 23:57 de un miércoles? Te llama para contarlo.

 

¿No puedes esperar a mañana? ¿No puedes enviar un email y ya lo veré al día siguiente en horas de trabajo?

 

Hay que marcar unos límites con los clientes desde un inicio porque sino la cosa puede llegar a ser insoportable.

 

Recibir llamadas los domingos a la hora de la siesta debería estar prohibido por ley. ¡Multa para los clientes pesados!

 

Mi cara cuando me llama un cliente por la noche

 

 

4. El que no se entera de nada

 

Existe este tipo de cliente que, por mucho que le cuentes las cosas 1.316 veces, sigue sin pillarlas. Ni aunque se lo cuentes con palabras “fáciles”.

 

No hay manera. No se entera.

 

Y no digo que tenga que ser un pro en marketing, ni saber tecnicismos ni cómo usas las diferentes herramientas. Pero si le cuentas para qué sirve Facebook Ads, o por qué necesita crear una landing page específica para sus anuncios en AdWords… ¡pido que al menos haga el esfuerzo para entender lo que le explico!

 

 

 

5. El que quiere resultados TOP sin invertir ni un céntimo

 

Mira, es que con estos no puedo. ¡No puedo! Me dan una rabia increíble.

 

Este tipo de clientes lo quiere todo, lo quiere bien y lo quiere para ya. Eso sí, sin gastarse ni un duro.

 

¿Publi en Adwords? Nah. ¿Alguna campaña en Facebook Ads? ¿Pa qué? ¿Contratar a un fotógrafo para que inmortalice un evento? Ni de coña. ¿Pagar a un profesional para que haga los diseños de las Redes Sociales? No es necesario, si esto tú con 3 minutos lo tienes hecho con Fotoshó.

 

Eso sí, que todo funcione a la perfección. Quieren aumentar sus seguidores en RRSS un 240% cada mes, conseguir 319.243 visitas mensuales a la web, vender 814 productos en la tienda online en una semana, que todo el mundo conozca su marca, etc.

 

Oye, que los que trabajamos en una agencia de comunicación online NO SOMOS MAGOS. Y menos si nos pagan 500€ mensuales.

 

No inversión = no party.

 

¡No a los rácanos!

 

 

 

6. El que va de que sabe (pero no)

 

Los que no saben (punto número 4) tienen un pase (porque bueno, no saben). Pero los que van de que lo saben todo pero no es así… ¡Horror!

 

Nos hemos encontrado varias veces con clientes “sabelotodos” que hablan como si fueran los reyes del mambo pero que, en realidad, no llegan ni a nobles de pacotilla (¿me estoy pasando?).

 

Si confundes kpi con keyword no vayas de que entiendes. Please. Y menos aleccionando a los que (al menos a veces) sabemos lo que estamos haciendo.

 

 

7. El que utiliza los emails como si fuera WhatsApp

 

Lo reconozco: soy una fan del email. Es la forma de comunicación que más me gusta: personal e inmediata pero con la posibilidad de no tener que responder al momento.

 

El problema está cuando un cliente te envía 57 emails al día. Cada uno con una idea. O con una pregunta. O diciendo OK.

 

¿No puedes recopilar todo lo que necesitas decirme (si no es urgente) en un email diario? Es más fácil de digerir y de poder contestar.

 

8. El que te habla por WhatsApp como si fueras su mejor amigo

 

Qué daño ha hecho el WhasApp a las agencias de comunicación. Donde antes sólo existía el email y las llamadas telefónicas (con algún SMS de por medio), ahora todo se comunica vía WhatsApp.

 

No me malentiendas. Muchas veces esta app es DIVINA para comunicarse con un cliente (cosas puntuales y urgentes, envío de imágenes que se tienen que programar al instante, etc, etc, etc). Muchas veces.

 

Pero otras no lo es.

 

Conversaciones interminables (o monólogos, ya tu sabes) a horas intempestivas no molan. Y claro, saben si lo has leído o no. ¡Lo saben! Así que te toca contestar…

 

¡Emails! ¡Envíame emails que los leeré cuando (y sólo cuando) esté en la office!

 

 

9. El que te da largas para pagar

 

Ay. Ay. Ay.

 

De este tipo seguro que te has encontrado a varios. Y es que abundan en estos lares.

 

El cliente que no paga. Bueno, sí que paga pero cuando le da la gana. No cuando toca.

 

Le envías la factura. Esperas a que te pague. No lo hace. Le preguntas si ha recibido la factura por email.

 

No paga.

 

Se lo preguntas por Whats.

 

No paga.

 

Le llamas y no te lo coge.

 

O te lo coge y te dice que lo hace mañana mismo, que ha tenido un problema con el banco, con su tía o con el perro, la excusa da igual.

 

No paga.

 

Te desesperas y lloras y te maldices por confiar en la gente.

 

No paga.

 

Dos meses más tarde recibes la esperada notificación de que, POR FÍN, TE HA PAGADO. Gracias.

 

¿Por qué lo hacen? O más bien dicho, ¿por qué no lo hacen cuando toca? Si sabes que tienes que pagar una factura, págala cuando toca. Sin más. Págala.

 

10. El amor total (por favor, queremos más de estos)

 

Y después está el cliente IDEAL. Esa rara especie protegida que aparece de vez en cuando para iluminar nuestro mundo y hacernos recordar por qué amamos nuestro trabajo.

 

Ese que tiene todo lo bueno. Y nada malo.

 

El que te comprende, mima, ayuda. El que paga cuando toca. El que no te molesta con tonterías. El que quiere invertir en publicidad y en diseñadores y en fotógrafos porque sabe que es la única manera de avanzar. El que te envía todo lo que le pides sin rechistar. El que te saca una sonrisa con cada email.

 

El AMOR DE NUESTRA VIDA (vida de agencia, en la personal vamos bien servidas).

 

 

*Clientes actuales: seas el tipo de cliente que seas, TE AMAMOS.

**Que nadie se ofenda que este post está escrito con amor y humor. ¿Qué haríamos sin nuestros queridos clientes?

 


 

Como ves, existen varios tipos de cliente de una agencia de comunicación, y cada cuál es peor que el anterior (menos el último, amamos al último).

 

¿Con cuál o cuáles de ellos te has encontrado? ¿A cuál odias más?

 

O, por el contrario, ¿qué tipo de cliente eres tú? (si dices número 10, contrátanos, anda)

 

Comparte tus opiniones y échate unas risas con nosotras en los comentarios de aquí debajo.

 

Y comparte este post para que otras personas se rían también y podamos criticar a los clientes worldwide.

irene@oinkmygod.com

Irene és una loca de los animales. Y no solo de los cerditos: de todos los animales del mundo. Tiene tantas ganas de salvarlos, como ganas tiene de salvar a todas las empresas perdidas y medio ahogadas en el océano digital.

24 Comments
  • Mercedes de Urquiza
    Mayo 3, 2017 at 12:04 pm

    Jajaja, lo que me reí con este post! Creo que a lo largo de años de trabajo los tuve a todos, hasta puedo ponerle nombre propio a cada uno de los 10 tipos de cliente!!! Obviamento todos queremos al número 10, hay que conseguir todos clientes ideales!

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 4, 2017 at 8:03 am

      ¡Hola Mercedes!

      Si encuentras muchos del 10 nos pasas alguno? 😛

  • Maria
    Mayo 3, 2017 at 8:45 pm

    Me ha encantado porque de cada uno que iba leyendo pensaba en nombres de clientes en concreto jeje. No se me ocurre ninguna aportación más, pero es que ha quedado un post muy completo!!

    Eso sí, mi móvil personal no se lo doy a ningun cliente precisamente para evitar mensajes a deshoras, aunque no me libro de emails o de mensajes por skype. Que urgencia tienen algunos!!

    Saludos

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 4, 2017 at 8:04 am

      ¡Buenas, Maria!

      Nosotras también íbamos pensando en nombres mientras escribíamos jijijijiji
      Sí, lo de dar número personal… mal hábito… Y sí, todo es urgente. ¡Ni que fuéramos cirujanos para operar a corazón abierto!

      En fin. Mil gracias por tu comentario. Un besazo enorme!

  • Fran
    Mayo 5, 2017 at 8:59 am

    Totalmente de acuerdo. Me ha ocurrido cada perfil de cliente de esta lista, y no una, sino varias veces. Es más, según su forma de contratar se puede intuir el grado de satisfacción. Hay que tener mucha Psicología. Una herramienta muy importante en ventas. Gracias por el post. Saludos, Fran.

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 5, 2017 at 9:47 am

      ¡Hola Fran!

      Poco a poco vas aprendiendo y ya los hueles desde el primer momento 😛
      Y sí, totalmente de acuerdo, además de tener que hacer bien tu trabajo, debes entender de psicología y lidiar con todo tipo de gente!!

      Un abrazo bien grande y muchas gracias por tu comentario!!!

  • Carmen
    Mayo 5, 2017 at 9:34 am

    Y que me decís de los que te piden un logotipo pero ya lo traen hecho… Hecho por su hijo de 10 años que “es un artista”?

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 5, 2017 at 9:49 am

      ¡Buenas, Carmen!

      Hahahaha. ¡ARTISTAZOS!
      Lo que tenemos que aguantar…. 😛

      Un besazo!!!

  • Ruben
    Mayo 5, 2017 at 9:56 am

    Hahaha esto pasa en muchas industrias y he identificado a unos cuantos 😛 esperemos que los que se queden, sean del tipo 10 siempre 😛

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 8, 2017 at 7:23 am

      (no queremos ser pelotas pero vosotros sois número 10, lo sabíais, ¿verdad?)
      jejejeje

      Abrazacos Rubén, a ver cuando te vemos la cara!

  • Alberto Sánchez
    Mayo 5, 2017 at 4:16 pm

    Yo también he encontrado nombres propios de todos los tipos. Afortunadamente también tengo del 10, pero no los comparto, que los tengo como los peluches en la cama, me dan ganas hasta de abrazarlos cuando los veo… 😁

    ¡Con humor para terminar la semana!

    Salu2!

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 8, 2017 at 7:27 am

      Nombres propios que no nombraremos nunca jamás (porque de cara a la galería, todos nuestros clientes son 10 hhahah)

      ¡Siempre con humor, claro que sí!

      Muchas gracias por tu comentario, Alberto. Que pases una grandiosa semana!!

  • Patricia Lily
    Mayo 5, 2017 at 5:44 pm

    ¡Buenísimo el post!

    También están los clientes que parecieran ser los ideales pero cuando les entregas los montos a pagar te dicen “¿qué le podemos quitar para que salga más barato?” uuuuuuuugggh… me chocan.

    Hay de todo en este hermoso mundo jajaja.

    Un abrazo

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 8, 2017 at 7:29 am

      ¡Hola Patricia!

      Hahahahahaha… NO PODEMOS QUITAR NADA PORQUE TODO LO QUE HEMOS HECHO NOS LO HAS PEDIDO. (dicho con delicadeza, lowercaps y mucho amor, por supuesto) hahaha

      Hay de todo y más. Al menos nos reímos un rato cada vez que nos encontramos con uno de ellos 😛

      ¡Un besazo!

  • Claudio
    Mayo 5, 2017 at 6:31 pm

    Muy bueno el post. Aunque faltan algunos tipos de clientes.

    – EL QUE CAMBIA LO QUE QUIERE TODO EL TIEMPO: Un día consigues fijar objetivos y un plan para conseguirlos. Te pones a trabajar y cuando estás de camino a conseguirlos quiere unos objetivos completamente diferente. Cambias todo y luego quiere volver a los primeros. Uff esto es agotador .

    – EL CLIENTE/A QUE SE ENAMORA DEL CONSULTOR/A: no será la primera vez que en una agencia tienen que cambiar al consultor porque el cliente pide hacer las reuniones en un bar o restaurant. O porque le llama en fines de semana con excusas para reunirse o hablar de “trabajo”. Suelen ser casos muy aislados pero existen.

    – EL INSEGURO Y CELOSO: el caso más típico es cuando el director general o el director de marketing confían más en el consultor de la agencia que en el propio director de comunicación. Estas situaciones también se dan cuando se trabaja con multinacionales en las que la persona que toma la decisión de contratar a la agencia es el International PR Manager. En estos casos, desde la sede central se contrata a la agencia, que se le impone al director de comunicación local. La agencia reporta a la sede central, pero trabaja día a día con el dircom local, el cual no está por la labor, ya que no siente propio el proyecto y, en muchos casos, tiene celos de la relación de la agencia con la casa matriz de la compañía. El cliente te ve como competencia en vez de como un aliado que le puede ayudar a hacer mejor su trabajo. Se pregunta, ¿han contratado a la agencia porque estoy haciendo mal mi trabajo? ¿Si la agencia lo hace bien me echarán y dejarán a la agencia haciendo mi trabajo? Uff no sabes lo que cuesta ganarse a este cliente para que sienta que la agencia está para ayudarle y no para quitarle su trabajo.

    – EL CLIENTE QUE SE CREE QUE PR ES PUBLICIDAD: también está el cliente que cree que porque paga a una agencia de comunicación puede obligar a los periodistas a salir en los medios como él quiere. Es de los que cuando le entrevistan pide las preguntas por adelantado. O de los que llama se salta a la agencia y llama al periodista para que le envíe el artículo o la entrevista antes de publicarlo para darle su “OK”. Este tipo de cliente es el que te llama para que llames al periodista para que modifique algo de un artículo ya publicado que no le gustó. Estos clientes pueden estropear las buenas relaciones entre la agencia y los periodistas. Cuando pasan estas cosas los periodistas luego no te publican nada más de ese cliente.

    Seguro que hay muchos más… 😀

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 8, 2017 at 7:34 am

      OMG Claudio, ¡para, paara, paaara! hahahah
      ¿Más clientes odiosos? ¡No, por favor!
      Pero tienes más razón que un santo (aunque al enamoradizo no nos lo hemos encontrado todavía, ¿a lo mejor nos tendríamos que preocupar? :P)

      Fauna clientil la hay a patadas. Suerte que nos lo tomamos con humor y filosofía, ¿no? Yo creo que después de trabara 5 años en una agencia, te deberían convalidar el primer ciclo de psicología…

      Mil gracias por tu comentario. Nos has hecho reír muchísimo (y esto, un lunes a las 9 de la mañana, no es nada fácil).

      Te deseamos amor, felicidad y sólo clientes nº 10 hahahaha

      Un abrazo gigante, Claudio!

  • Lola
    Mayo 5, 2017 at 7:14 pm

    jajajaja verídico. El número 10, un mirlo blanco!!! Pero hay que reconocer que en la viña de ésta nuestra profesión, hay de tó. XD

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 8, 2017 at 7:22 am

      De tó y más 😛

      Los número 10 son como los unicornios (aunque alguno, alguuuno, hemos podido conocer)

      Un abrazo gigante, bonica!

  • Desireé
    Mayo 6, 2017 at 1:28 am

    Hola chicas muchos saludos, siempre leo su blog me encantan!! me rei mucho tengo algunos clientes asi… me siento identificada totalmente

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 8, 2017 at 7:14 am

      ¡Buenos días Desireé!

      Mil gracias por tu comentaro :’)
      Si es que si no nos reímos nosotros mismos…. ¿quién lo hará?

      ¡Un abrazaco!

  • Merche Palomino
    Mayo 9, 2017 at 7:44 pm

    Simplemente genial! El humor es la menor forma de comunicación.
    Enhorabuena 🙂

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Mayo 10, 2017 at 2:37 pm

      ¡Mil gracias, Merche!

      Pues sí… sin humor, mal vamos!

      un abrazo gigante y que pases un gran día!!!

  • Noel Gallardo
    Mayo 31, 2017 at 9:11 pm

    Aix, he llorado de la risa. Creo q me he topado con todos ellos, aunque odio al q no paga y me obliga a adelantar el IVA. Por suerte están los q te hacen amar tu trabajo.
    Muy bueno el post. Como siempre

    • OinkMyGod
      OinkMyGod
      Junio 1, 2017 at 6:28 am

      Hahahha Noel… Si es que es mejor reír que llorar 😛

      Eso de adelantar el IVA es un c*****, la verdad. ¡Malditos clientes!

      Eso sí, los clientes-amor hacen que amemos este trabajo y perdonemos a los demás…

      ¡Un abrazo gigante!

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies