fbpx
mayo 24, 2021 Laura Amanda Bahi

¿Lidearas a un equipo y no tienes claro cómo ser un buen líder? No te preocupes, que vas por buen camino. 

 

¿Y cómo sé que vas por buen camino? 

 

Pues porque has abierto este post para informarte y aprender cómo mejorar como líder. Y querer aprender y mejorar siempre es el primer paso para crecer a nivel profesional y personal.

 

¿Cómo es la figura de un buen líder que todos tenemos formada en nuestro imaginario? Siempre percibimos a los líderes como personas positivas, empoderadoras e inspiradoras, ¿verdad? Personas que valoran a su equipo y lo acompaña para intentar sacar la mejor versión de cada integrante.

 

¿Pero son todas estas características cualidades naturales o adquiridas? Aunque la genética puede desarrollar un papel importante en el arte de liderar, nuestro comportamiento, aprendizaje y educación pueden moldear nuestra figura de líderes para convertirnos en mejores profesionales. 

 

Durante estos diez minutos de lectura te voy a dar varios consejos para que te hagas una imagen general de todos aquellos aspectos que puedes mejorar si lo que quieres es convertirte en un buen líder y gestionar mejor a tu equipo. 

 

Seguro que también te interesa:

 

 

cómo ser un buen líder

 

 

Cómo ser un buen líder e inspirar a los demás

 

 

¿Qué tipo de líder eres?

 

Antes de empezar a aprender cómo liderar, sería muy interesante que aprendieras qué tipo de líder eres tú. 

 

¿Cuáles son tus puntos fuertes? ¿Y tus puntos débiles? ¿Qué puedes mejorar? Hacer un análisis de ti mismo te ayudará a entender cuáles son tus cualidades y sabrás en qué tienes que trabajar para poder ser un mejor líder. 

 

Preguntar a tu equipo y pedirle que te pase un feedback sincero sobre tu liderazgo puede ser angustiante, pero es una muy buena manera de saber realmente qué piensan de ti y de tu forma de liderar. Y si quieres que se mojen del todo: pídeles que respondan de forma anónima. 

 

qué tipo de líder eres

 

Fomenta la creatividad para ser un buen líder

 

Una de las formas para convertirte en un buen líder es intentar fomentar la creatividad de tu equipo al máximo. Estimular intelectualmente a aquellos que te rodean les ayudará a sentirse realizados y les dará la capacidad de aportar su potencial dentro del proyecto. 

 

Aunque las tareas de algunos de los miembros del equipo puedan ser muy técnicas, la creatividad se puede aplicar en todos los ámbitos y trabajos, por lo que es muy interesante que les des la oportunidad de invertir su tiempo proponiendo nuevas ideas, o nuevos puntos de vista. 

 

La unión de distintas visiones siempre ayudará a sumar y a ver nuevos horizontes que a lo mejor por tu cuenta no se te habrían ocurrido.

 

Para incrementar la creatividad puedes proponer retos, marcar objetivos o generar sesiones conjuntas de brainstorming para que todo el mundo aporte un poco de su parte y desarrolle esta habilidad. 

 

El propósito de este ejercicio es que salgan de su zona de confort y amplíen sus habilidades.

 

 incentiva la creatividad

 

 

Conecta con los miembros de tu equipo

 

Tener que mandar, ponerse serio y marcar límites, y al mismo tiempo conectar con tu equipo y ser un buen compañero, puede ser una combinación complicada de conseguir.

 

Liderar a un grupo de gente requiere de una capacidad empática y de comprensión para poder saber qué está viviendo el resto del equipo. Para conseguir esto deberás conectar con tu equipo, ya que sólo así podrás saber qué piensan, cómo se encuentran y cómo están enfocando el trabajo.

 

Para conectar con los demás debes ser positivo, empático, tener compasión y humildad. Todas estas habilidades y características te ayudarán a tener conexiones más reales con el resto del equipo y a entenderles de verdad. 

 

Establecer esta conexión e interesarte realmente por ellos, es el camino para conseguir una confianza real y construir una relación sólida que será positiva para todo el equipo. 

 

Céntrate en entender cómo son sus personalidades, sus pensamientos, mira cómo trabajan, por qué están interesados, cuáles son sus fortalezas y debilidades, hobbies y fobias. Saber cómo es cada persona también te permitirá saber cómo pueden encajar de la mejor manera dentro del equipo.

 

ser un buen líder: conecta con los demás

 

 

Enseña en lugar de ordenar

 

Un líder será mucho más efectivo si enseña que si simplemente ordena. Si sabes que las cosas se tienen que hacer de otra forma, cuenta las razones y el por qué, y muestra cómo hacerlas correctamente. 

 

No te centres únicamente en ordenar y echar en cara que las cosas no son como quieres, porque es posible que tu equipo esté haciendo las cosas de la forma que creen que son correctas y no saben qué esperas de ellos.

 

Hablar de forma amable y enseñar, hará que el equipo esté más motivado y se involucre mucho más en el proyecto. 

 

Tienes que tener en cuenta que la gente evoluciona aprendiendo, por lo que enseñar o fomentar el aprendizaje por otros canales siempre será positivo para que el trabajo global mejore. 

 

 

enseña en lugar de ordenar

 

 

Sé un modelo a seguir

 

Si quieres que tu equipo actúe de determinada manera, sé el ejemplo a seguir. 

 

¿Quieres que lleguen puntuales? Llega primero. ¿Quieres que se involcren? Sé el primero en involucrarte. ¿Quieres que tengan pasión? Demuestra que tú también la tienes. 

 

Tienes que convertirte en una fuente de inspiración, y para ello deberás realizar un enorme trabajo para modelar y fortalecer todas tus debilidades.

 

ser un buen líder

 

Descárgate nuestra Guía para Vender Más con Publicidad Online

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y te mandaremos contenido interesante para empresas como la tuya. Solo 1 email al mes.

Me apunto y confirmo que he leído la política de privacidad

 

Muestra pasión por lo que haces

 

¿A ti te inspiraría un líder que no mostrara pasión por lo que hace? Es normal que con las obligaciones del día a día la pasión pueda decaer, o que no llegues a mostrarla suficiente. Es importante que hagas un ejercicio también en este ámbito. 

 

Los grandes líderes no sólo tienen que centrarse en que el equipo termine sus tareas o obligaciones, sino que tienen que demostrar una pasión genuina y entusiasmo por los proyectos en los que trabajan. 

 

Y no sólo tienes que mostrar pasión por los proyectos, también por tu equipo: demúestrales que te importan, que te interesa su progreso y el trabajo que hacen y que aprecias cómo contribuyen en la empresa. 

 

 muestra pasión

 

Para ser un buen líder comunica de forma efectiva

 

Otra cualidad súper importante de un buen líder es el enfocarse a ofrecer una comunicación one-to-one con los distintos miembros del equipo. 

 

Como buen líder tienes que ser capaz de comunicar tu visión de las cosa de forma efectiva a cada persona del equipo para que se sientan inspirados y motivados por tu visión.

 

Comunicar tu punto de vista, no implica que no tengas que tener en cuenta el feedback que te dan las personas con las que trabajas. Ser capaz de coger y asimilar este feedback, para ver cómo incorporarlo en tus metodologías de trabajo, es igual o más importante. 

 

Aunque tu visión tiene que marcar el camino, es importante huir de las luchas de egos y ser capaz de apreciar una buena idea cuando es mejor que la tuya. 

 

comunica de forma efectiva

 

 

Intenta tener una actitud positiva 

 

Liderar no siempre es un camino de rosas, y es posible que te ofusques a menudo con problemas internos de la empresa. 

 

A menudo los baches del camino pueden hacer que tu actitud positiva decaiga, y que tu personal se vea afectado directamente por esta actitud. Es por ello, que intentar ser positivo y transmitir a tu equipo que las cosas van a salir bien, es muy necesario para que todos confíen en el proyecto y en el trabajo que están llevando a cabo.

 

Incluso cuando el equipo en general tiene el ánimo decaído porque están apareciendo problemas, intenta ser la persona motivadora que levanta el ánimo y que intenta que todos estén positivos. Van a necesitar que les levantes cuando parece que las cosas van mal, y que les acompañes optimistamente en momentos de dudas. 

 

intenta ser positivo

 

Aprende a delegar 

 

Es normal que te cueste delegar ciertas tareas que siempre has llevado a cabo tú, pero aprender a delegar es una de las responsabilidades más importantes de un líder. 

 

El objetivo de delegar no es únicamente que tu tengas menos trabajo, sino que tengas tiempo de calidad para invertir en aspectos que son relevantes para la empresa y que sólo tú puedes ejecutar. 

 

Se puede delegar mal, y delegar bien, y para delegar bien es necesario que nutras a tu equipo con el conocimiento y las herramientas necesarias para poder delegar efectivamente. Dales autonomía en la toma de ciertas decisiones, ayúdales a relacionarse con el resto de miembros del equipo para trabajar mejor y apóyales en su aprendizaje para que generen nuevos conocimientos. 

 

Y lo más importante: confía en sus capacidades y demúestrales que cuentas con ellos. 

 

 

delga a tu equipo

 

 

Sigue explorando y probando cosas nuevas

 

A tu equipo seguro que le motivará ver que la empresa no está estancada, y que tu marca sigue apostando para aplicar nuevas metodologías de trabajo y probando cosas nuevas. 

 

Es importante avanzar, y para ello deberás investigar para ver cuáles son los pasos que puedes dar para que tu desarrollo de negocio sea efectivo. 

 

Estudia nuevas metodologías, nuevas formas de gestionar equipo, nuevas formas de comunicaros, usa herramientas que os ayuden a mejorar en procesos, incluye nuevas formaciones e intenta estar actualizado con todas las novedades del sector. 

 

También es muy interesante que estudies cómo trabajan otros sectores para ver si puedes inspirarte e implementar metodologías en tu propia empresa. 

 

ser un buen líder: sigue explorando

 

Como puedes ver, hay muchos tips que te pueden enseñar cómo ser un buen líder. Es importante que te centres principalmente en tus puntos débiles, y que los intentes mejorar para convertirte el mejor líder posible para tu equipo. 

 

Como último consejo, te recomiendo que no te frustres si no puedes ser el líder perfecto: nadie lo es. Todos somos humanos, cometemos errores, y es necesario entenderlo para no poner expectativas irreales pensando en la figura ficticia que deberíamos ser. 

 

Ten contigo y con tu camino de aprendizaje, la misma paciencia, comprensión y compasión que intentas tener con el resto del equipo.

 

A veces somos nuestros peores enemigos, mientras que intentamos ser los mejores amigos de los demás: intenta mejorar, pero con paciencia y con los pies en el suelo. Y no te frustres si las cosas no salen a la primera. 

 

Y tú, ¿lideras algún equipo? ¿Cuáles han sido los problemas con los que te has encontrado? ¿Cuáles crees que son tus mejores cualidades como líder?

 

 

 

ACCEDE A
NUESTROS RECURSOS

¡CONVIÉRTETE EN UN CRACK DEL MARKETING ONLINE!

Consigue la MEGA GUÍA con 37 estrategias TOP
para aumentar tu lista de suscriptores POR LA CARA

    2 Comentarios

    1. Miguel dice:

      Es muy interesante, ahora sí podré ser un buen líder, muchas gracias

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    TE AYUDAMOS
    CON TU
    COMUNICACIÓN