fbpx
febrero 15, 2021 Irene Garcia Breton

Hoy hacemos un back to black y nos centramos en explicarte qué es la tasa de rebote, una métrica básica en Google Analytics que, aunque veremos que no tienes que tenerla como referente al 100%, puede ayudarte a analizar el contenido de tu web, blog o ecommerce.

 

Y es que conocer cómo actúa el usuario en tu web es imprescindible para mejorar tu estrategia digital. ¿No crees?

 

Venga, que al finalizar este post sabrás qué es el porcentaje de rebote en una web, cómo calcularlo, cuál es la diferencia entre tasa de rebote y tasa de salida y qué se considera un porcentaje alto.

 

Ah, y por tu cara bonita, al final del post verás trucos y tácticas para conseguir reducir al máximo el porcentaje de rebote de tu web.

 

Ready? Go!

 

Seguro que también te interesa

 

porcentaje de rebote

Foto de WDnet Creation para Shutterstock

 

¿Qué es el porcentaje de rebote?

 

Empecemos definiendo qué es esto del porcentaje o tasa de rebote (o en inglés, bounce rate). Que leer un post entero y no saber de lo que se está hablando es un rollo.

 

La tasa de rebote es una métrica del todopoderoso Google que mide cuántas personas entran en una web (página, blog, foro, ecommerce…) y sólo se quedan en la URL a la que han llegado. Es decir, no interactúan con la URL. Se trata de una sesión de una sola página.

 

En un principio, una sesión así no nos gusta para nada. Ni a nosotros ni a Google, que es quien decide si tu web es de calidad en función del comportamiento de los usuarios.

 

Para Google, que un usuario solo visite una de las URLs de tu web, es sinónimo de que no ha encontrado lo que buscaban, o que no se ha interesado por el contenido de tu web. Por lo que repercute de manera negativa en el posicionamiento orgánico de esa web. ¡Maldito Google!

 

Porque en teoría, si un usuario entra en una web y no interactúa con ella, es un usuario que no se ha interesado por nuestro contenido. ¿No?

 

Pero digo en teoría, porque hay webs informativas en las que tener usuarios que entran y se van sin interactuar es lo más normal del mundo. Básicamente porque los usuarios no pueden hacer nada más (o no es lo que esperamos de ellos).

 

Por ejemplo, una web que da datos meteorológicos. Si yo busco en Google “tiempo barcelona” y entro en la primera web que veo (porque no me gusta la info que me da Google al inicio de la página), es más que probable que no clique en ningún sitio de esa web. Miraré el tiempo que hace y cerraré la pestaña o volveré hacia atrás o usaré esta pestaña para escribir otra web en el buscador.

 

Otro ejemplo: tengo un blog más reshulo que ninguno y un usuario entra en uno de los posts porque buscaba algo en concreto en Google. Lo lee de pe a pa. Lo relee. Coge notas. Se lo reenvía a todos sus compis del curro. PERO no hace clic en ningún sitio del blog, tampoco lee otro artículo (porque sólo quería leer sobre eso que estaba buscando). Nada. Se va. Que seguro que vuelve (todos vuelven) pero no en este momento.

 

Pues Google los considera rebote. Los considera como algo negativo, aunque el usuario haya tenido una experiencia magnífica. Aunque el usuario vuelva una y otra vez a tu web. 

 

¡Maldito Google otra vez!

 

Pero don’t worry. Que luego veremos cómo solucionar este problemilla en Google Analytics.

 

 

¿Cómo se calcula la tasa de rebote?

 

No creo que vayas a tener que calcular tú la tasa de rebote manualmente en tu vida, pero igualmente te cuento cómo se mide, para que tengas más info.

 

La fórmula para calcular el bounce rate es súper sencilla y se resume en esta ecuación: número de usuarios que abandonan la URL sin haber interactuado con ella dividido entre el total de usuario de esa URL.

 

Es decir, si entran 100 usuarios en una web y 25 la abandonan sin interactuar, el porcentaje de rebote sería del 25%.

 

Abandonar una URL puede hacerse de diferentes formas, según lo que mide Google:

 

Cerrar la pestaña o la ventana.

-Hacer clic en un enlace que lleva a otra página.

-Hacer clic en la flecha del navegador para volver hacia atrás.

-Introducir una nueva URL en el navegador.

-Que se caduque la sesión (si estás más de 60 min en una misma URL sin interactuar con ella, se cancela tu sesión por inactividad).

 

 

Tasa de rebote vs tasa de salida o abandono

 

Muchas veces se confunde la tasa de rebote con la tasa de salida. Y sí, son dos métricas que se parecen mucho muchísimo, pero que no son iguales.

 

Y pensar que sí que lo son, puede llevar a un mal análisis del porcentaje de rebote y a la posterior toma de decisiones.

 

Como hemos visto, la tasa de rebote mide el porcentaje de usuarios que abandonan un sitio web sin haber interactuado con él

 

En cambio, la tasa de salida mide también el porcentaje de usuarios que abandonan una página en concreto, después de haber visitado una o varias páginas y de haber o no interactuado en este sitio web.

 

Todos los rebotes implican salidas del sitio web.

 

Pero NO todas las salidas son rebotes.

 

 

¿Cuándo consideramos que un porcentaje de rebote es alto?

 

Pues no existe una regla en la que basarse. Todo depende del tipo de página web y de los contenidos que ofrece.

 

No es lo mismo un sitio solamente informativo (previsión meteorológica), que un blog, o una web de gestiones administrativas, o una landing page con un objetivo muy claro, etc. Para que tengas una referencia de los valores más habituales de tasa de rebote:

 

Landing page = 20%

Blog = entre 60 y 80%

Ecommerce = entre 20 y 40%

Página corporativa = entre 20 y 30%

Páginas con una única URL = 80%

 

*Una tasa menor de 20% tiene toda la pinta de ser un error de medición. No puedes gustar a todos, no eres una croqueta.

 

Igualmente, como hemos visto antes, Google considera rebote muchas visitas que, para nosotros, no tendrían que estar dentro de esta categoría negativa.

 

Es por eso que las tasas de rebote acostumbran a ser tan y tan altas.

 

¿Y qué puedes hacer al respecto?

 

Easy peasy: configurar objetivos que te ayuden a medir de manera correcta este porcentaje de rebote. Haciendo esto podrás medir la conversión acorde con tu criterio y no el de Google.

 

Te dejo dos ejemplos de los eventos que puedes configurar en Analytics:

 

  • Determina el tiempo mínimo que debe permanecer un usuario en la página para no ser considerado rebote. Con esto consigues que Analytics deje de considerar rebote a todas aquellos usuarios que permanecen en tu web durante más tiempo del establecido. ¿Cómo hacerlo? Con el script que encontrarás en el súper post que se marcó 40 de fiebre.

 

  • Añade la condición de que el usuario debe hacer scroll al menos un % (el que creas necesario) de la página. ¿Por qué? Porque un usuario puede dejarse la pestaña abierta durante unos cuantos minutos pero no estar viendo tu contenido. Si añades la condición del scroll down, al menos te asegurarás que Analytics no cuente como rebote un usuario que ha estado en la URL más de X tiempo y que ha hecho scroll del X% de la página.

 

Si añades estos eventos y condiciones, podrás dejar de fijarte en la métrica de la tasa de rebote (al menos en las páginas que decidas).

 

 

Trucos y consejos para mejorar la tasa de rebote de tu web

 

Vale, sé que hemos visto que no tienes que fiarte 100% de una tasa de rebote alta, pero lo que está claro es que todo lo que sea intentar reducirla, bienvenido será.

 

Así que aquí te dejo con unos truquis, consejos y tácticas para mejorar al máximo la tasa de rebote de tu web, blog y/o ecommerce.

 

– Mejora el contenido de tu web

 

Proporciona contenido de gran calidad y que dé respuesta a lo que el usuario está buscando (en Google, por ejemplo) o a lo que le has prometido (en un post de Instagram o en una newsletter, por ejemplo).

 

Es de cajón: cuanto más interesante y de calidad sea tu contenido y mejor lo muestres (por muy interesante que sea, si la legibilidad es nula, de poco te servirá), más atraerás la atención de los usuarios y harás que permanezcan en tu página más tiempo y quieran navegar y conocer otras secciones. 

 

Ah, y no creo que haga falta decirlo, pero por si acaso: la relevancia es clave. Si tienes un blog sobre cómo cuidar tu huerto urbano, escribe sobre cómo cuidar tu huerto urbano. No empieces a divagar con artículos sobre la influencia de la luna en las mareas del sudeste asiático o sobre qué airfryer es mejor para que tus patatas fritas queden más crujientes. 

 

 

-Mejora la legibilidad

 

Lo acabo de comentar: si tu contenido no es legible, el usuario se irá por dónde ha venido, aunque sea el mejor contenido del mundo mundial.

Intercala imágenes, vídeos, gifs. Juega con los encabezados, las negritas, los colores (¡sin pasarse!)… Que tu página sea atractiva.

 

 

-Muestra contenido relacionado y de relevancia

 

Añade un plugin de contenido relacionado al final de tu post para que tus lectores tengan muy fácil ir a otro artículo que se parezca al que han leído –mira el que utilizamos nosotros al final del post-.

 

Añade un plugin de productos relacionados dentro de las landings de productos, para que los usuarios puedan navegar entre productos similares o que sabes que les pueden interesar

 

Incluye enlaces a las reviews de los productos que vendes dentro de las fichas de cada uno de ellos.

 

 

-Cuida la navegación de tu web

 

Crea una estructura sencilla y muy ordenada, para que los usuarios sepan dónde tienen que ir para encontrar lo que buscan. No te flipes con las subpáginas.

 

Trabaja el enlazado interno de tu web, blog o ecommerce. Añade links para ir a los contenidos más relevantes.

 

Estos enlaces, además de hacer mucho más amena la lectura de tu contenido,  ayudan a que los usuarios naveguen por diferentes rincones de tu página web. ¿Y esto qué hace? ¡Que se reduzca la tasa de rebote!

 

 

-Añade CTA con gancho

 

Las llamadas a la acción son imprescindibles si quieres que el usuario se mueva por tu web. Dile exactamente qué quieres que haga: que vaya a la página X, que se descargue una guía, que nos deje un comentario, que complete un formulario, que compre… Whatever!

 

-Mejora el tiempo de carga 

 

No hay nada que me moleste más que una web que carga lento. Soy impaciente. Igual que tú, no lo niegues.

 

Una de las principales causas del alto porcentaje de rebote de una web es el tiempo que tarda en cargarse. Así que hazte un favor y mejora la velocidad de carga. Al máximo.

 

Además, verás cómo mejora el posicionamiento orgánico. Que a Google le ENCANTAN las webs que se cargan rápido. 

 

-Evita el uso de pop-ups

 

Aquí no quiero ser estricta, porque muchas veces los pop-ups funcionan a las mil maravillas, así que coge este consejo con pinzas.

Muchas veces los pop-ups empeoran la tasa de rebote ya que invaden la experiencia del usuario. ¡La de veces que he salido de una web porque me han saltado 5 pop-ups cada 3 segundos y no he encontrado cómo cerrarlos!

Los pop-ups distraen, demandan acciones al usuario (cuando muchas veces este usuario NO está preparado para llevar a cabo esta acción) y pueden ser un obstáculo en la experiencia del usuario. 

 

 

-Haz que lean más de un post

 

En tu blog, crea una categoría con los posts más populares y ponla bien visible.

 

Crea enlaces internos en tus artículos que vayan a otros posts relacionados.

 

Crea series de posts que tengan continuidad, para que los usuarios terminen leyendo todos si les interesa el tema.

 

 

-Atrae a los visitantes correctos

 

De nada te servirá crear buen contenido, tener una web bien estructurada y haber seguido todos los consejos que hemos visto hasta ahora si no llegas a los usuarios adecuados.

 

Ten claro quién es tu público objetivo y ve a por él. No pienses que cuantos más usuarios entren en tu web, mejor que mejor. Si éstos no están bien segmentados, no te servirá de nada.

 

Si muchos usuarios entran en tu web pero la gran mayoría se va por donde ha llegado porque no le interesa tu contenido, Google te penalizará y tu posicionamiento orgánico bajará.

 


 

Como ves, el porcentaje de rebote es una métrica interesante de analizar en Google Analytics, pero siempre haciéndolo con cierta precaución.

 

No todos los rebotes considerados por Analytics son rebotes reales. Así que te aconsejo que crees eventos de tiempo & scroll, y que siempre analices otras métricas para tomar decisiones sobre tu web o blog.

 

¿Te queda alguna duda sobre el porcentaje de rebote? Déjame un comentario que estaré encantada de intentar ayudarte.

ACCEDE A
NUESTROS RECURSOS

¡CONVIÉRTETE EN UN CRACK DEL MARKETING ONLINE!

Consigue la MEGA GUÍA con 37 estrategias TOP
para aumentar tu lista de suscriptores POR LA CARA

    8 Comentarios

    1. Avatar Mario dice:

      Buen post para aclarar un aspecto que no acaba de entender.
      Visto lo leído una tasa de rebote del 2,98% sería excelente ¿No?, porque es lo que indica GA en mi blog.
      Saludos.

      1. OinkMyGod OinkMyGod dice:

        Hola Mario!
        Sería más que excelente, sí, pero es prácticamente imposible que sea real, lamentablemente. Revisa bien cómo está recogiendo los datos GA, porque hay algo que seguramente falla.

        Un abrazo!!

    2. Avatar Mario dice:

      Buen post y además aclaratorio, puesto que no acababa de entender lo que era el efecto rebote.
      Una pregunta, en mi blog según Google Analytics tengo una tasa de rebore de 2,98% ¿error o croqueta?. ¿Cuál sería su lectura?.
      Abrazotes

      1. OinkMyGod OinkMyGod dice:

        No sé, Rick, parece falso…

        Hay que revisarlo, porque es probable que GA esté leyendo mal los datos 🙁
        Sorry mate…

    3. Avatar Cristina dice:

      Hola! Qué plugin podemos usar para mostrar en un blog de WordPress productos relacionados de una tienda online Prestashop? Veo muchos plugins para Woocommerce, pero no para otras plataformas.

    4. Avatar Luis dice:

      En lo particular se trata de uno de los puntos de un blog más complicados de bajar. Y es que esto no depende en si de los que tenemos un blog, si no del usuario. La clave es crear contenido que resolución al problema del usuario o lo ayuden un 70 a 90%

      1. OinkMyGod OinkMyGod dice:

        Totalmente cierto, Luis!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    TE AYUDAMOS
    CON TU
    COMUNICACIÓN