fbpx
octubre 7, 2020 Bea Lahuerta

Se abre el telón y aparecen una de las primeras empleadas de Instagram; un directivo de Pinterest, Facebook y Twitter; y el creador del botón de me gusta, entre otros. No, no es un chiste; así es cómo empieza The Social Dilemma, el documental de Netflix del que, irónicamente, todo el mundo habla por las redes. 

 

Todos parecen tener un punto de vista similar, coinciden con que el mundo de las redes ha aportado cosas maravillosas, pero “nadie vio la otra cara de la moneda”. También coinciden que en esta película no hay un malo, nadie actuó con malas intenciones. La presentación termina con una pregunta a la que nadie responde: ¿Hay un problema? En ese caso, ¿cuál es el problema con las Redes Sociales?

 

the social dilemma

 

A continuación se nos presentan los dos grandes protagonistas del documental. En primer lugar, una familia ficticia formada por una madre, un padre y tres hijos: una preadolescente obsesionada con hacerse selfies y colgarlos (tod@s tenemos un amig@ así y si no la tienes, lo más probable es que seas tú), un adolescente en plena fase de influenciabilidad y una joven crítica con el mundo en el que vive. 

 

El otro gran protagonista de The Social Dilemma es Tristan Harris: co-fundador del “Center for Humane Technology” y ex- diseñador ético de Google. 

 

Una vez conocemos a los personajes, empezamos a ver posibles respuestas a la segunda pregunta (dado que a estas alturas hemos asumido que hay un problema, vamos a indagar en él). 

 

Harris advierte que todos los problemas tienen un denominador común, pero eso lo descubrimos al final del documental. La cosa se está poniendo interesante, así que silencio mi móvil para la hora y media que queda por delante. 

 

 

 

La sociedad

“Hemos pasado de la era de la información a la era de la desinformación”

 

BOOM, el primer problema que se nos plantea en The Social Dilemma es que en lugar de avanzar, hemos retrocedido. Internet ha supuesto un avance para informar, pero también para expandir bulos. ¿Cómo sabemos lo que es verdad y lo que es mentira? 

 

El modelo de negocio

“¿Somos el producto?”

 

Aparece un nuevo personaje en el escenario: Jaron Lanier, el escritor del libro “Diez razones para borrar tus redes sociales de inmediato” (muy directo, sí).  Se muestra bastante crítico con la frase “si no pagas por el producto, tú eres el producto”. Pues bien, según Lanier, el producto no somos nosotros sino “el cambio progresivo, leve e imperceptible de tu comportamiento y percepción”. El éxito del producto se mide mediante el tiempo de engagement: ¿cuánto tiempo puedo conseguir que estés mirando mi nueva publicación en Facebook? ¿Cuánto tiempo logrará captar tu atención?.

 

Una vez definido el producto, Shoshanna Zuboff (psicóloga y profesora emérita de Harvard Business School) dice que nos encontramos ante un nuevo modelo de negocio, un negocio seguro. Conocen nuestros datos, predicen nuestro comportamiento y desarrollan un modelo preciso. El resultado: seguridad y poca probabilidad de fallo. 

 

he social dilemma documental

La tecnología

“Cualquier tecnología suficientemente avanzada no se distingue de la magia”

 

La verdad es que la comparación con la magia es bastante acertada. Los magos comprenden cómo funciona la mente humana, al igual que los desarrolladores. De esta forma, hemos llegado a la tecnología persuasiva: influir en tu comportamiento. 

 

¿Cuántas veces has tropezado por la calle o el bus urbano casi ha acabado con tu existencia por ir mirando el whatsapp? 

 

¿Herramienta?

 

Tristan Harris nos plantea una nueva pregunta: ¿son realmente las redes sociales una herramienta? Las compara con una bicicleta. Una bicicleta no espera nada de ti, está ahí para que decidas si la usas o no, pero no persuade para que lo hagas. Entonces, si las Redes Sociales sí lo hacen ¿qué son?. 

 

Tim Kendall, ex- presidente de Pinterest, admite que aún sabiendo el funcionamiento de éste, cuando su jornada laboral terminaba, era incapaz de escapar de él: por eso decidió forzarse a hacerlo dejando el móvil en el coche. 

 

Paralelamente, la familia nos muestra un ejemplo real de la adicción a los dispositivos móviles. Durante la cena, la madre recoge todos los móviles y los deposita en una caja fuerte de cocina con temporizador: una hora sin ellos. Pues bien, la hija preadolescente no aguanta más de 5 minutos, rompe la caja fuerte y va a su habitación a hacerse selfies (con filtros) para publicarlos. 

 

Esto abre un nuevo debate: la necesidad constante de aprobación social de la nueva generación y el sentido de la perfección y los cánones de belleza. Por otro lado, cuando la caja fuerte se rompe, también lo hace la pantalla del móvil del hijo (Ben). La madre le propone un reto: una semana sin móvil y le comprará una nueva pantalla. El hijo acepta. ¿Aguantará? ¿Aguantarías?.

 

the social dilemma documental ojo

 

 

El algoritmo tiene miente propia

 

El algoritmo (representado por 3 personajes que están dentro del dispositivo móvil de Ben) empieza a echar de menos al chico. Así, crean una estrategia para llamar su atención de nuevo. Conocen su patrón de comportamiento, los usuarios con los que más interactúa y qué es lo que más le interesa. Así, lanzan una notificación de la que no puede escaparse y sí: vuelve a usar el móvil al cabo de apenas tres días. 

 

 

 

La verdad

 

“Aceptamos la realidad del mundo que se nos presenta” (Show de Truman)

 

El feed de todas las redes sociales depende de tus preferencias. Probablemente, tu feed y el de tu mejor amigo no sean el mismo, tú prefieres los gatos y él los perros. A ti te aparecerán vídeos de gatos como sugerencia y a él de perros. Estarás pensando que esto no supone ningún problema, pero si extrapolamos esto a otros temas más polémicos cómo política, puede que sí lo sea. El resultado: la polarización. ¿Cómo puedes entender la realidad de algo que ni siquiera conoces?

 

En casos extremos esto lleva a que la difusión de las teorías de la conspiración sea mucho más sencilla. Harris afirma que los bulos en Twitter se difunden mucho más rápido que la verdad, en concreto 6 veces más. Es aquí donde encontramos la madre de los problemas: No estamos de acuerdo en lo que es verdad, y es de ahí de donde subyacen el resto de problemas. Si no sabemos qué es verdad, ¿cómo sabemos cuáles son los problemas? ¿Cómo saldremos de ellos?

 

Por tanto, la amenaza real no es la tecnología, sino la capacidad de la tecnología para sacar lo peor de la sociedad.  

 

Para ir terminando, los distintos expertos que se nos han presentado al principio proponen la solución al problema. Hay diversas opiniones: algunas más extremas, otras más neutras, pero la mayoría coinciden en que la regulación es un buen punto de partida. 

 

Al final, el título del documental cambia: “the social dilemma” pasa a convertirse en “our social dilemma”. Este punto es el que, bajo mi punto de vista, nos invita a reflexionar, a ser críticos con toda la información que acabamos de engullir (ahora falta el proceso digestivo). 

 

Lo curioso de todo esto, es que, a pesar de mostrarnos la “cara B” de las redes sociales, se ha popularizado en parte gracias a ellas, y hoy estamos hablando de esto (tampoco vamos a olvidarnos de sus ventajas). Esta es la eterna paradoja de las redes. 

 

¿Y tú, qué opinas? ¿Cuánto tiempo podrías estar sin mirar el móvil antes de que te dé síndrome de abstinencia?

 

Por cierto, estuve sin mirar el móvil durante todo el documental, podemos decir que logró captar mi atención. 

 

ACCEDE A
NUESTROS RECURSOS

¡CONVIÉRTETE EN UN CRACK DEL MARKETING ONLINE!

Consigue la MEGA GUÍA con 37 estrategias TOP
para aumentar tu lista de suscriptores POR LA CARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TE AYUDAMOS
CON TU
COMUNICACIÓN