fbpx
septiembre 21, 2020 Nadya Khoja

Growth Hacking. Growth Marketing. Sin importar cómo lo llames, el crecimiento es un factor indispensable para los negocios (ya tu sabes).

 

Algunas personas incluso podrían decir que es la única meta de la mayoría de las empresas. Especialmente cuando una parte considerable de las actividades del negocio están encaminadas en aumentar la audiencia, el embudo de ventas, la influencia y los ingresos. Money money. Al final todos queremos money money.

 

growth mindset

Cohete espacial hecho pot Dima Zel, sacada de nuestros coleguis de Shutterstock

 

Para los ejecutivos senior, CEOs y fundadores, inculcar una mentalidad de crecimiento en los empleados es un factor clave para el éxito.

 

¿Qué pueden hacer los ejecutivos?

 

El trabajo de los ejecutivos está altamente enfocado en motivar a los miembros de su equipo a estar orientados al crecimiento del negocio de la mejor forma que sea posible.

 

El consorcio Whole Foods, por poner un ejemplo, conoce la importancia de priorizar los valores de la empresa en los empleados. Uno de sus objetivos clave es: “depender de la energía colectiva, la inteligencia y las contribuciones de todos los miembros de nuestro equipo”.

 

Necesitamos tener en cuenta este valor, cuando se nos asigna la tarea de dirigir equipos, especialmente equipos como los marketers.

 

Quizás hayas leído los mejores libros de gerencia, pero ser un gerente o ejecutivo no es una tarea fácil.Ya sea que tengas años de experiencia en ese cargo, o acabes de ascender a este puesto; los estilos de gerencia que empleas con tu equipo tienen que ser muy considerados.

 

Como ejecutivo, tienes una gran responsabilidad, pero también tienes a una gran cantidad de personas que confían en ti como autoridad para recibir orientación y consejos.

 

Sé que suele ser abrumador, pero al seguir estas cinco prácticas que hemos utilizado con el equipo de Venngage, una herramienta para diseño gráfico que te permite visualizar ideas, podrás desarrollar las habilidades de gerencia necesarias para formar una empresa enfocada en el crecimiento que obtenga resultados.

 

5 prácticas probadas para implementar un plan Growth Mindset en tu empresa

 

1. Define los valores fundamentales de tu empresa

 

Antes de implementar un plan de negocios, es imprescindible que definas tus valores fundamentales, no solo de acuerdo a la empresa en general, sino también teniendo en cuenta a cada equipo.

 

Tus equipos necesitan entender lo que se necesita de ellos, no solamente desde una perspectiva laboral, sino desde una perspectiva de cómo pueden contribuir como personas.

 

–Ve a lo básico

 

He notado que es de enorme ayuda volver a revisar la misión de la empresa. Esto es algo que la mayoría de los empleados sabe – incluso hay personas que la imprimen, para poder verla todo el tiempo.

 

Pero conocer los valores de la empresa, no es lo suficientemente inspirador para ellos. Lo que realmente necesitan saber es cómo pueden transformar esos principios en operaciones concretas.

 

Como ves, los valores fundamentales de tu empresa están relacionados con diversos departamentos, de diversas formas. Así que, como ejecutivo/a, necesitas definir cómo funcionan esos valores en cada uno de tus equipos.

 

Esa es la verdadera forma de motivar a tu equipo a trabajar en pro del crecimiento, en lugar de tener objetivos a corto plazo, como puedes ver en la gráfica a continuación de “Haciendo líderes: Características de liderazgo de los creadores e ingenieros en la comunidad creativa”.

 

growth mindset Características de liderazgo

 

Harás bien en recordarle a tus equipos los valores fundamentales de la empresa cada vez que puedas, y mostrarles ejemplos específicos de cómo están trabajando.

 

Premia a los miembros de tu equipo por cumplir con los valores de tu empresa, y esto motivará a los demás a hacer lo mismo. 

 

Y lo más importante, asegúrate que estás dando el ejemplo – después de todo, tú eres el ejecutivo.

 

2. Establece las expectativas de crecimiento correctas

 

Ya tienes tus valores fundamentales, ahora es momento de establecer tus metas. En este proceso se trata de que puedas crear en tu equipo las expectativas necesarias para trabajar hacia estas metas – y estas van más allá de las típicas expectativas salariales.

 

Ten en cuenta que las métricas u objetivos de cada equipo no deberían ser demasiado amplias o ambiguas, o de lo contrario todo se derrumbaría, a causa de los propios equipos, y no tendrías ningún crecimiento medible.

 

De acuerdo a Melissa Randall de Lean Labs, las metas deben ser realistas. “Al crear metas no realistas, no estás motivando o impulsando a tu equipo hacia el éxito. Estás destinando a tu equipo al fracaso”.

 

Metas claras y realistas también te ayudarán luego a realizar fácilmente los informes de tu departamento. Aprende aquí cómo hacer un informe con esta guía de Venngage. 

 

–Las metas contradictorias

 

Me gusta hablar de establecer metas específicas para tu equipo, pero a la vez amplias. Esto podría parecer una contradicción, pero de hecho tiene mucho sentido si lo piensas.

 

Tienes tu meta principal, y es muy probable que sea muy amplia y que abarque todo. Tener equipos de trabajo enfocados hacia esa meta puede ser desmotivador. 

 

Por ejemplo, tu meta principal es “incrementar los ingresos de la empresa en un X%”. Meta muy amplia ya que no es algo que se pueda lograr por las acciones de una sola persona.

 

Por otra parte, establecer metas y KPIs extremadamente específicos debilita el talento que tus empleados aportan a la empresa, ya que esto les dice qué hacer exactamente.

 

Quieres evitar decirle a un empleado que “publique en Facebook dos veces al día”, o que “responda a todos los comentarios”. Si están trabajando en redes sociales, eso ya lo saben.

 

Tus empleados fueron contratados por sus habilidades, y necesitas sacar el mayor provecho de sus talentos, otorgándoles metas específicas que sean alcanzables y, a la vez, desafiantes.

 

Con eso en mente, deberías trabajar para desglosar el objetivo general del equipo o de la empresa en entregables que sean medibles y alcanzables.

 

Muy fácil de decir, pero más difícil de hacer, lo sé.

 

En lugar de centrarte en incrementar el alcance total en redes sociales, pídele a tu equipo “incrementar el retorno a la inversión (ROI, por sus siglas en inglés) en publicidad en X cantidad”.

 

Las metas específicas que crees para tus equipos incrementarán las probabilidades de que alcances tu objetivo principal – un crecimiento sostenido en toda la empresa.

 

3. Sé solidario, pero constructivo

 

Una de las tareas más importantes que un ejecutivo debe cumplir es comunicarse bien. Necesitas transmitir tus ideas a tu equipo, pero también necesitas estar abierto a sus sugerencias.

 

En el libro “The Making of a Manager” de Julie Zhuo, la autora dice que “los procesos importantes para dominar constan de organizar reuniones efectivas, proteger el futuro contra los errores del pasado, planificar para el mañana y fomentar una cultura saludable”.

 

Me encantan las ilustraciones creadas por Pablo Stanley que incluye en el libro, para aclarar su idea.

 

Pablo Stanley ilustracion

 

En un entorno laboral, es necesario fomentar la comunicación abierta y bidireccional para que nadie sienta que trabaja solo, o que puede hacer lo que quiera.

 

Un aspecto muy importante en la comunicación es saber escuchar. Y no solamente escuchar a los clientes, sino también a los empleados.

 

Estos son algunos pilares de la participación de empleados que hemos utilizado y que puedes tener en cuenta.

 

pilares del engagement trabajador

Fuente: Venngage

 

Como ejecutivo/a, en algún punto tendrás que comunicarte con grupos grandes, y para eso debes superar algunas inseguridades que puedas tener al hablar en público. Créeme que lo vas a hacer mucho.

 

–Reuniones grupales: Ventajas y desventajas

 

Algo que he descubierto acerca de las estructuras de comunicación es que las reuniones de equipo no solo sirven para mantener abiertas las líneas de comunicación.

 

Además de ser buenas para compartir objetivos generales y para que los miembros del equipo aprendan lo que otros están haciendo, también son excelentes para motivar a los miembros de tu equipo para que logren comunicar cualquier desafío o contratiempo que estén afrontando, no solo con el resto del equipo, sino también con los altos cargos.

 

–Reuniones personalizadas

 

Las reuniones de equipo tienen su lugar en el trabajo, pero también debes organizar reuniones personalizadas, en donde tengas tiempo a solas con cada empleado.

 

Soy una fuerte partidaria de las reuniones personalizadas, debido a que son buenas para compartir sugerencias constructivas y establecer metas personales

 

Además de brindarle la oportunidad a ese empleado de discutir asuntos que quizás no quiera compartir en un foro abierto y apoyar con la motivación personal del empleado. 

 

Aquí es donde puedes mostrar tu lado bondadoso y escucharlos, darles un consejo y utilizar tus habilidades de liderazgo.

 

–Lidiar con la negatividad

 

Por supuesto que no siempre darás una opinión positiva, habrán momentos de negatividad.

 

Lidiar correctamente con estas circunstancias es el desafío más grande y la experiencia más gratificante, si se hace bien.

 

Tu lado compasivo necesitará quedarse callado y darle paso a tu lado más constructivo cuando se trate de dar un comentario negativo. No querrás desmotivar a un miembro del equipo, y tampoco querrás darle la impresión de que lo que hizo (o dejó de hacer), está bien.

 

Lo que debes hacer es darle un pequeño empujón en la dirección correcta.

 

Transforma ese feedback negativo en un cambio viable que deben seguir. Esto motivará a tus empleados, los ayudará a ser autónomos y a trabajar en pro del crecimiento del negocio.

 

 

4. Mejora y adáptate

 

El mundo está en cambio constante, así como las empresas. En el entorno actual, adaptarse es la mejor forma de lograr hacer crecer tu empresa.

 

Como lo dice Ann Flanagan Petry, autora de Advancing Relationship-Based Cultures, “una mentalidad ágil es aquella que reconoce que adaptarse al cambio es el precio de admisión para vivir una vida significativa”.

 

Y esta mentalidad comienza de arriba a abajo. No esperes que tus empleados se adapten a nuevas formas de trabajo, si no ven el ejemplo en las personas con cargos más altos.

 

Cuando eres un ejecutivo de alto nivel o un gerente, tienes que saber que la mejora y la adaptabilidad están íntimamente ligadas a métodos de comunicación eficaces.

 

–Aprende de tus equipos

 

Mientras das y recibes comentarios sobre los procesos de flujo de trabajo y el logro de metas, estarás utilizando tu estrategia de crecimiento. .

 

Pero solo porque algo esté escrito, no significa que no pueda cambiarse. Nada está escrito sobre piedra (¡ya no!), especialmente si estás tratando de crear una mente enfocada al crecimiento.

 

Esto es particularmente cierto en los nuevos procesos que aún no han sido probados – como descubrimos recientemente con nuestro nuevo equipo de divulgación.

 

Habíamos creado un manual y descrito cómo usar un nuevo sistema. Nuestro equipo de divulgación encontró una mejor forma de usarlo. Nos lo hicieron saber y actualizamos el manual.

 

Si hay algo que he aprendido es que una vez tus empleados hayan tenido la oportunidad de probar sus operaciones, deberás tomar sus recomendaciones y trabajar con ellos en adaptar tu manual, para que sea más coherente con las condiciones reales de trabajo.

 

Quizás puedas necesitar una revisión completa, y necesitas estar abierto a eso.

 

Si tus equipos están teniendo dificultades en seguirle la pista a los clientes, tal vez quieras cambiar de rumbo e incorporar técnicas de compartir conocimiento de Thought Farmer.

 

O, si un proceso es demasiado lento, de repente quieras quitar un intermediario para que la comunicación sea más directa.

 

Ser adaptable es parte del estilo de vida del siglo XXI. Al ser de mente abierta al cambio, puedes mostrarle a tus equipos la forma correcta de mejorar en el growth hacking de una startup.

 

 

5. Estar en control, pero no controlando

 

Como ya lo hemos discutido, los ejecutivos tienen una gran responsabilidad.

 

Para asegurarte que todo va sobre ruedas (para que no te culpen por no alcanzar los objetivos de la empresa), puedes estar tentado/a a controlar cada aspecto de las operaciones de tu equipo.

 

–Microgestión – ¿Bueno o malo? 

 

Muchas personas asocian la microgestión (o micromanagement) con emociones negativas, y eso es algo que los ejecutivos tienden a evitar, especialmente cuando se gestiona a millennials.

 

A los empleados no les gusta la microgestión (les quita su autonomía) pero muchas personas en altos cargos pueden hallar valor en esto.

 

Sin embargo, de acuerdo al artículo de Nina Angelovska en Forbes, la microgestión también puede ser buena, porque “los jefes que vigilan de cerca, proporcionan una guía detallada, un feedback y comentarios correctivos cuando se necesitan”.

 

Algunos de los CEOs más importantes del mundo aparentemente fueron micromanagers, explica Angelovska: Jeff Bezos, Steve Jobs y Bill Gates, todos tenían este rasgo.

 

Querer controlar es una sensación muy normal, particularmente si no has tenido que delegar una tarea determinada o proceso antes.

 

Si implementas una lista de metas por cumplir sin contexto, será increíblemente difícil dársela a alguien más porque solo tú sabes los detalles.

 

Pero por más fácil que sea seguir manejando ciertas operaciones como solías hacerlo, esto no ayudará a disminuir tu carga de trabajo ni demostrará a tus empleados que tienes confianza en ellos.

–El poder de soltar

 

En lugar de vigilar todo y a todos, necesitas soltar el control, para que tus empleados puedan ser autónomos, que es una de las cosas que cualquier empleado desea.

 

Al permitirle a tus equipos hacer sus tareas por completo, les das la oportunidad de aprender y cometer sus propios errores.

 

En Venngage creemos fielmente en esta clase de autonomía: cuando a un individuo se le asigna un producto, controlan cada aspecto de él, sin importar el nivel en que estén.

 

Aquí no hay microgestión porque hemos visto mejores resultados al darle  a las personas completa autonomía.

 

Por medio de éxitos, fracaso y experimentos, los empleados han aprendido de su experiencia a alcanzar sus metas constantemente.

 

Conclusión

 

Buena parte de la vida de un ejecutivo trata de tantear el terreno. El famoso método de ensayo y error.

 

No todos los días serán perfectos, pero al seguir estas buenas prácticas, (y puedo dar fe personalmente que funcionan) podrás motivar a tus empleados, y a todos los demás, para impulsar el crecimiento de mentalidad en tu empresa.

 

Y tú, ¿cómo lo haces para motivar a tu equipo? ¿Qué estrategias usas? ¿Eres de l@s que microgestionan todo o das demasiada libertad? ¿Cómo te consideras?

 

Déjame un comentario aquí debajo, que estaré encantada de leerte.

ACCEDE A
NUESTROS RECURSOS

¡CONVIÉRTETE EN UN CRACK DEL MARKETING ONLINE!

Consigue la MEGA GUÍA con 37 estrategias TOP
para aumentar tu lista de suscriptores POR LA CARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TE AYUDAMOS
CON TU
COMUNICACIÓN