Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filter by Categories
Analítica Web
Blogging
Comunicación
Diseño
Email Marketing
Entrevistas
Growth Hacking
Guest Post
Inbound Marketing
Infografía
Marketing Online
Miscellaneous
Oink my God
Recursos
SEM
SEO
Social Media
Top Oink Ad
Uncategorized
Top

Cómo reducir la tasa de rebote de tu blog: 8 técnicas infalibles [+ checklist en PDF gratis]

¿Has entrado alguna vez en alguna tiendecita y has salido corriendo de ella cuando llevabas apenas unos segundos dentro? Seguro que sí. Puede ser que la tienda no tuviera los productos que estabas buscando o que la distribución fuera penosa. Y me preguntarás, ¿qué tiene que ver esto con reducir la tasa de rebote de mi web?

 

Pues que esto mismo es lo que pasa cuando alguien entra en tu página web, y se desconecta en pocos segundos. Tener una tasa de rebote alta (es decir, que los usuarios se queden poco tiempo en tu web) no tiene ninguna consecuencia positiva. A no ser que seas un hater, o un emo, y prefieras que tu web viva alejada de toda esencia humana.

 

Hoy quiero dejarte con unas cuantas técnicas que te ayudarán muchísimo a reducir tu tasa de rebote. ¡Dale!

 

reducir tasa rebote blog

 

¿Qué es la tasa de rebote?

 

Antes de pasar a las técnicas, deja que te cuente un poco qué es la tasa de rebote, por si hay algún despistadillo en la sala.

 

La tasa de rebote se refiere al porcentaje total de usuarios que han visitado tu web, y que la han abandonado sin clicar ni siquiera a un solo link. Es decir: que no han navegado por ella.

 

¿Por qué es tan útil saber la tasa de rebote de tu web? Pues porque, entre otras cosas, te puede ayudar a saber cuál es el nivel de satisfacción de los usuarios que te visitan.

 

Es decir: si el usuario ha estado mucho tiempo navegando por tu web (tiempo de permanencia) y, además, el porcentaje de rebote es bajo, esto significa que, muy posiblemente, ha encontrado el tipo de contenido que buscaba y está satisfecho con lo que le estás ofreciendo.

 

¡ALL RIGHT THEN!

 

Pero… ¿qué pasa cuando la tasa de rebote es alta o altísima? ¿Empieza el apocalipsis? ¿Bajan las ventas? ¿El mundo se termina? ¡No! Lo que pasa es que coges un papel y un boli y te pones a escribir estos truquillos. O eh, espera. Que tengo una sorpresita para ti.

 

Te he preparado un súper documento para que tengas todas las técnicas apuntaditas y puedas empezar a trabajar ASAP para reducir la tasa de rebote de tu blog. ¡Descárgalo y guárdalo bien en tu ordenador!

 

 

¿Cómo puedo saber mi tasa de rebote?

Hay varias páginas en Google Analytics desde las cuales puedes ver cuál es tu porcentaje de rebote. Ejemplos:

  • Comportamiento > Contenido del sitio > Todas las páginas > Tasa de Rebote (consulte qué páginas tienen una tasa de rebote más alta o más baja)
  • Adquisición > Canales > Tasa de Rebote (consulte qué tipo de tráfico tiene la tasa de rebote más baja)

 

¿Cuál debería ser mi tasa de rebote?

 

Pues bien, la tasa de rebote varía mucho dependiendo del tipo de página web a la que nos refiramos. Por ejemplo, la tasa de rebote de un blog puede variar de entre el 60% y el 80%, aproximadamente, mientras que el rebote de una web corporativa sin mucha información puede ser más bajo (del 40-50% aprox).

 

¿Por qué? Pues porque muchos de los usuarios que llegan a la página corporativa lo hacen porque alguien se las ha recomendado, y ya están predispuestos a revisarlas. Al navegar por varias páginas de la web buscando información, la tasa de rebote baja.

 

En cambio, muchos usuarios googlean aquello que necesitan y encuentran un post con información interesante. Entran, lo leen, y salen del blog una vez resuelta la necesidad. Y esto hace que, inevitablemente la tasa de rebote sea más alta.

 

8 Técnicas para reducir la tasa de rebote de tu web

 

1. Crea un contenido más legible

 

Tú tienes tu web, y para ti es de las cosas más importantes. Of course. Pero piensa que el usuario, además de tu web, tiene mil doscientas opciones entre las que escoger cómo invertir su tiempo. Es por ello que tienes que crear un contenido que sea más leíble si quieres reducir la tasa de rebote de tu blog.

 

Es importantísimo que tengas en cuenta varios factores, que por supuesto afectan a la legibilidad del texto. Entre ellos está el tamaño de la tipografía publicada, la tipografía misma, o el interlineado, por ejemplo.

 

Es necesario que todos estos factores se encuentren en armonía, creando un espacio de lectura que sea agradable y que no requiera ningún esfuerzo visual por parte del usuario.

 

maquetacion de textos

 

 

Mira durante un momento los dos párrafos superiores. Seguro que no te es difícil decretar cuál de ellos es el más fácil de leer, ¿verdad? Dejar espacio entre párrafos también es una muy buena manera de crear breaks que facilitarán la lectura.

 

Si quieres que el usuario no se canse de leer el contenido que has creado con tanto amor, más te vale que le ofrezcas un texto bien estructurado.

 

Hay otros trucos que puedes utilizar para que tu contenido sea más legible:

 

  • Usa “bullets” como estos que estoy usando ahora.
  • Utiliza subtítulos para estructurar mejor tu post o página.
  • Añade imágenes, gráficos y capturas de pantalla para dar más credibilidad e ilustrar tus textos de forma visual.
  • Añade negritas para destacar palabras clave.
  • Introduce varias preguntas dirigidas al usuario para que sientan que les invitas a “participar” y se integre mejor en el discurso.

 

 

2. Utiliza el espacio en blanco para guiar al usuario

 

Igual que puedes guiar por tu web al usuario mediante la estructura de los textos o la distribución de los elementos de diseño, también puedes guiarlo mediante el uso del espacio en blanco. Te voy a poner un ejemplo muy claro para que veas lo que quiero decir y cómo puedes reducir la tasa de rebote de tu blog mediante su uso.

 

reducir la tasa de rebote utilizando el espacio en blanco

 

Como puedes ver en la imagen superior,  lo que indica al usuario por dónde se tiene que mover no son los elementos gráficos, sino la falta de elementos gráficos. Es decir, lo que guía al usuario es el espacio en blanco, que permite destacar al buscador central, aportándole visibilidad y el protagonismo necesario.

 

En lugar de introducir elementos gráficos por doquier solo por rellenar, valora un momento si puedes estar necesitando más espacio en blanco para guiar a tu audiencia a lo largo de la página.

 

3. Añade enlaces internos de forma frecuente

 

La vinculación de enlaces internos, además de ser una muy buena práctica para el posicionamiento SEO, es también una forma muy eficaz de bajar el rebote de tu web.

Por si andas un poco perdido, los enlaces internos son aquellos que van de una página de tu web, a otra página de tu web, sin salir de ella.

 

Si no añades ningún enlace interno, la persona leerá tu texto (o parte de él) y se irá navegando hacia otra parte de este gran océano marino que es internet. En cambio, si añades enlaces internos de forma estratégica, es posible que lo mantengas en tu web más tiempo.

La probabilidad de que el usuario haga clic en otra parte del menú es mucho más baja que la probabilidad de que haga clic en un enlace interno.

 

Truco importante: haz que todos los enlaces internos se abran en nuevas pestañas, no en la misma, para evitar que el usuario pierda el hilo de lo que estaba leyendo.

 

4. Ten cuidado con la velocidad de carga de tu web

 

¿Tienes al Usain Bolt de las webs o a una tortuguita muy mona, pero lenta? Si tienes en tus manos a una tortuga, seguramente tu tasa de rebote será muy alta, porque la velocidad de carga es realmente un factor muy influyente.

 

Que vamos, así de claro: cuanto más rápido se cargue tu sitio web, más de podrá reducir la tasa de rebote de tu blog. 

 

¿Sabías que si tu sitio web tarda más de 3 segundos en cargar pierdes un porcentaje de tráfico de hasta el 40%?

 

Es posible que tu web cargue lenta porque no has optimizado las imágenes, o porque estás utilizando un servicio de alojamiento malo o compartiendo servidor con muchas webs.

 

Si tu servidor está lleno, es posible que la velocidad de descarga de las páginas sea mala, y esto afectará a todas las páginas de tu web. Para solucionar esto puedes cambiar de hoster o el plan de alojamiento, por ejemplo.

 

5. Coloca tus pop ups de forma estratégica

 

Los pop ups tienen muchas ventajas y aportan mil cosas positivas a tu web: te pueden ayudar a captar leads o generar ventas. Pero eh, tienes que usarlos con cabeza y de forma estratégica, por lo contrario pueden hacer que tu tasa de rebote sea mucho mayor.

 

Los puedes usar, of course. Nosotras los usamos en nuestra web, pero con un poco de estrategia.

 

¿Ejemplo?

 

Puedes añadirlos solo en determinadas páginas, cuando el visitante ya lleve un rato largo navegando (entre 25 y 40 segundos), o cuando se acerque con el ratón a la pestañita de cerrar, por ejemplo.

 

Si rellenas tu web de pop ups y los usuarios se los encuentran nada más llegar a tu web, seguramente generarán rechazo y provocarán que los usuarios huyan de tu plataforma.

 

6. Estudia las keywords de tu web

 

Es posible que tu tasa de rebote sea tan alto porque no estás llegando al tipo de usuario al que tienes que llegar.

 

Imagina que tienes una página web donde vendes cursos online sobre cocina macrobiótica, pero que la gente que llega a tu web quiere comprar comida ecológica online.

 

Aunque el público al que llegas pueda tener a tener gustos e intereses similares, es posible que en aquel momento tu contenido no cubra su necesidad (comprar comida online).

 

Otro factor que impacta en los rebotes es el optimizar, sin saberlo, tus páginas con palabras claves que no están relacionadas con tus servicios o contenido.

 

Por ejemplo, imagínate titular un post como “la tormenta de verano”. Pero eh, tu blog no va sobre meteorología, simplemente has usado esta metáfora para referirte a un problema que has tenido este verano, y que ha sido como una gran tormenta veraniega.

Aunque esta técnica editorial sea muy común, Google no lo sabe, y muchos de los usuarios llegarán a “tormenta de verano” pensándose que tu blog trata temas meteorológicos. Al entrar y ver que no es así, seguramente se irán insatisfechos, y tu tasa de rebote aumentará.

 

Es importantísimo que sepas si te estás dirigiendo al público adecuado, y por ello será necesario que lleves a cabo un estudio de keywords para comprobar si tu posicionamiento orgánico es el correcto.

 

Si no tienes conocimientos de SEO te recomendamos que contrates a un profesional para que realice una auditoría. De esta manera podrá aplicar los cambios necesarios para que tu web obtenga la visibilidad correcta y llegue al público al que tiene que llegar.

 

7. Añade una barra de búsqueda y un chat

 

Una cosa está clara: si el usuario no encuentra lo que busca, huye de tu web.

 

¿Por qué no añades una barra de búsqueda para que pueda buscar lo que no encuentra a primera vista?

 

Pon una barra de búsqueda visible para que los visitantes la encuentren fácilmente y puedan buscar aquel contenido que más les interese.

 

Además de una barra de búsqueda, también puedes añadir un chat online. De esta manera, si el usuario no puede resolver las dudas por él mismo, podrá contactar contigo para preguntarte lo que necesita.

 

Puedes, por ejemplo, añadir el chat solo en la página de “Servicios”, o en el “Contact Form”, ya que los usuarios que los visiten tienen más posibilidades de necesitar tu ayuda.

 

8. Ten una línea editorial óptima

 

Esto está más que claro: puedes tener el blog más bien diseñado del mundo, que si tu contenido es un desastre nadie te va a leer.

 

La calidad de tus contenidos impacta de forma clara en tu tasa de rebote, por lo que es importantísimo que mimes mucho tu línea editorial.

 

Imagínate que lo has preparado todo para que tu web funcione tan fina como un reloj (es rápida, tiene un buen diseño, y has realizado estupenda estrategia SEO), pero que después escoges un título cero sexy. O que el texto no tiene nada de interesante. O que el primer párrafo es aburridísimo y poco útil.

 

Todos estos aspectos pueden contribuir a que el usuario te diga “chao pescao” y se vaya sin navegar por tu web.

 

Y hasta aquí las 8 técnicas para reducir la tasa de rebote de tu blog.

 

Como has podido comprobar hay muchísimos factores que pueden influir en el porcentaje de la tasa de rebote. Te recomendamos que apliques todas estas tácticas y te pongas manos a la obra para conseguir que los usuarios que te visitan se queden navegando felizmente por tu web.

 

Recuerda, ¡descárgate el checklist te facilitamos y ponte a trabajar con ella asap para disminuir tu tasa de rebote!

 

¿Te ha parecido útil el post? ¡Déjanos un comentario contándonos cositas, que nos encanta leerte!

laura@oinkmygod.com

Laura Amanda tiene un nombre telenovelesco, hace pesas y escribir le gusta casi tanto como la pizza.

8 Comments
  • Manu Duque
    octubre 4, 2018 at 8:41 am

    Hola! Gran artículo, revisaré las pautas que comentáis para mejorar la Tasa de rebote, tengo una duda, últimamente tengo una tasa de rebote entre el 10% y el 15%, leí por ahí que eso es porque algún plugin interfería en las mediciones de analytics, que era imposible tener esa tasa, o eso o que mis contenidos son la leche para los usuarios que los leen ¿alguna opinión? Gracias por anticipado. Saludos! 🙂

  • Manu Duque
    octubre 4, 2018 at 10:49 am

    No, no ni popup ni chat, me estoy viniendo arriba, igual es que son buenos y la gente se queda, voy a pensar eso! 🙂

  • Manu Duque
    octubre 4, 2018 at 1:28 pm

    no,no… ni popup ni chat, a ver si los contenidos van a ser la leche!, espera que me estoy viniendo arriba ? yo también creo que interfiere algún plugin o algo.

  • Ivan Rosas
    octubre 4, 2018 at 2:17 pm

    Un post interesante la tasa de rebote es muy importante y los tips que das son faciles de implementar, saludos

  • Ines
    octubre 5, 2018 at 9:41 am

    Genial. Me ha encantado sobre todo el cómo abordáis los temas dando soluciones… sois uno de mis blogs de cabecera
    ¿para cuando abordareis el tema de los carritos abandonados? Son mi cruz.
    Espero con “ansia” leer pronto ese post 😉

Post a Comment