Top
Mujeres en marketing

Triste realidad: las mujeres lo tenemos más difícil en marketing

Este será un post breve pero es que, si no lo decimos, reventamos.

 

Supongo que ya lo sabrás, pero la triste realidad es que las mujeres lo tenemos mucho más difícil en el mundo del marketing.

 

Sabemos que algunos (y puede que alguna) nos tacharán de #feminazi. Pues bien por ellos. O mal. Más mal que bien, pero a nosotras, ¡plin!

 

Tanto en Oink my God como antes de crear nuestra agencia, llevamos varios años en este apasionante mundo. Marketing. Marketing. Marketing.

 

Lo amamos. Lo amamos por encima que muchas cosas (aunque no más que a nuestros gatos, los cerditos del mundo y toda la comida vegan que existe). Pero a veces nos enerva. ¡Y mucho!

 

Y es que en este mundo (y lamentablemente en casi todos los demás) las mujeres lo tenemos mucho más difícil que los hombres.

 

Mujeres marketing

 

En Oink my God somos todo mujeres.

 

#GirlPower que le llamamos.

 

Pero colaboramos con freelances que son hombres y con otras agencias que también tienen hombres en sus plantillas. ¡No se me asusten, señores!

 

Como somos todo mujeres, cuando decimos que lo tenemos más difícil, sabemos de lo que hablamos.

 

Es curioso que en el mundo del marketing (y la comunicación, RRPP, publicidad…) las mujeres somos más numerosas (sólo necesitas ver las clases de las Universidades), pero los que “triunfan” son los hombres.

 

Jefazos. Gurús. Influencers.

 

La gran mayoría son hombres.

 

¿Por qué?

 

Porque aunque nosotras somos más, importamos menos.

 

Hablemos de nosotras. Las fundadoras de Oink my God.

 

Irene & Laura. Laura & Irene.

 

Dos mujeres de 28-29 años (digo mujeres porque, aunque me gustaría ser todavía una chica, creo que eso ya nos queda un pelín lejos).

 

¿Sabes cuántas veces nuestros clientes nos han llamado “Las Nenas” o “Las Niñas”?

 

¿Te imaginas a un cliente llamando “El Nene” al fundador de una agencia de marketing?

 

“Hola nene, necesito que me mandes los reports de Facebook Ads del mes pasado”.

 

Hahahaha. No. No me lo imagino ni yo.

 

Pues a nosotras nos llaman “las nenas”. Porque somos dos mujeres “jóvenes” (ya no tanto, ya no tanto).

 

“Las cerdis” también, pero creeremos que lo hacen por nuestro nombre de marca y no por otra razón.

 

LAS NENAS.

 

¿Qué te parece?

 

¿Cómo pueden tomarte en serio cuando te están llamando “nena”? ¿Cómo puedes ofrecer asesoría y consejos cuando consideran que eres LA NENA?

 

Otro ejemplo de que las mujeres lo tenemos más difícil en el mundo del marketing.

 

Hace un tiempo estuvimos trabajando con Kike, un amigo nuestro AMOR TOTAL que nos ayudó con la parte más comercial de nuestro mundo: conseguir clientes.

 

Antes de que Kike llegase, nosotras ya habíamos creado una lista (interminaaaable) de posibles clientes: pymes de Barcelona con las que creíamos que podríamos colaborar. Que nos pagasen un mensual de comunicación, vaya.

 

Al inicio de Oink tuvimos que enviar muchos, muchos emails, para conseguir clientes. Enviamos propuestas a toda la lista (interminaaaaable) de la que te he hablado. Con algunos hubo suerte, con otros no.

 

Lo que sí que es verdad es que el número de respuestas (aunque fuera para decir que no les interesaba) fue bajo.

 

Llega Kike.

 

Se pone a enviar el mismo email a toda la lista (interminaaaaable). La misma lista. Las mismas pymes. ¿Qué cambia?

 

El nombre.

 

Nosotras firmábamos como Laura Bahí o Irene García. Él firmaba como Kike (y su apellido).

 

¿Número de respuestas?

 

Más que el triple que a nosotras.

 

Aunque fuera para decir que no. Da igual. Él recibió muchísmas muchísimas muchísimas más respuestas que nosotras.

 

Pero claro, a la hora de hacer la reunión, ¿quién iba? Nosotras.

 

Y vuelta a empezar.

 

Que si las nenas. Que qué jóvencitas. Que blablabla.

 

¿Y qué hicimos?

 

Nos llevamos a Kike a las reuniones.

 

¿Resultado?

 

Nadie habla de nenas. Nadie habla de lo jóvenes que sois.

 

Conseguimos más clientes.

 

Gracias a Kike.

 

Poco más podemos añadir.

 

Las mujeres nos tenemos que esforzar más. Mucho más. Aunque a veces no lo notemos (hasta que no estuvimos esos meses con Kike, nosotras no nos habíamos dado cuenta).

 

Tenemos que luchar. Que hacernos oír. Que hacernos respetar.

 

Porque, lamentablemente, vivimos en un mundo de hombres.

 

¿Y tú qué crees?

 

Déjanos tu opinión en los comentarios de aquí debajo y comparte el post si crees que puede interesar a alguien que conozcas.

 

¡Un abrazo cerdil!

hola@oinkmygod.com

En Oink my God somos especialistas en Marketing Online. Lo damos todo por nuestros clientes y suscriptores. Ofrecemos servicios de blogging, social media, inobound marketing, email marketing, publicidad online, SEO, diseño web y analítica web.

53 Comments
  • Eva
    noviembre 2, 2017 at 11:26 am

    Muy cierto y triste lo que comentáis en este post. Y muy necesario también que lo revindiquéis y visibilicéis. ¡¡¡Gracias!!!

    A mí en reuniones agencia-cliente me ha ocurrido varias veces lo siguiente: proponer ideas que han gustado, que han servido para convencer al cliente de tal cosa u otra, y poco después de salir las palabras de mi boca… ver que los hombre de la sala le dan una vuelta a mis palabras (para DECIR exactamente LO MISMO) y se acaban apropiando de esa idea como si fuera suya propia!!! Incluso les he visto felicitándose de la brillante idea… A mi, ni “mu”, claro. Y lo peor es que yo, desde mi humilde posición como mujer joven (a veces con el estigma de ser “la becaria” cuando estaba en esa posición), no supe cómo “imponerme” para que realmente se me reconociera el mérito. No me culpo al 100% de lo ocurrido, porque bien se podrían haber dado cuenta ellos mismos de ese menosprecio, pero por desgracia los “negocios” siguen siendo un mundo de hombres… donde esos “micro”machismos están a la orden del día. ¡Aunque hay esperanza, guerreras! ¡Empoderarse es lo primero, y a por lo que es nuestro por derecho! 😉

    He visto también como compañeras mías que valían un montón y podían ser ascendidas eran sobrepasadas por hombres que llegaban nuevos de fuera de la empresa para cubrir esa posición… Ver ascender a los hombres y no a las mujeres, cuando ellas habían demostrado de sobras poder cubrir esas posiciones, también es muy frustrante. No hablo ya de las diferencias de sueldo, que es ya para deprimirse.

    Está claro que tenemos que batallar más, pero oír lo de “las nenas” debe ser jodido. ¡¡¡Así que todo mi apoyo!!! ¡Tenéis que buscar un contragolpe para haceros valer cuando os llamen así, que se den cuenta que es humillante que os nombren así…

    Por cierto, con lo de <> he muerto re risa!!! Sou genials! 😀

    Una abraçada,

    Eva

      • Eva Gil
        noviembre 2, 2017 at 1:40 pm

        Amén, hermana!!!

  • Maria Otero
    noviembre 2, 2017 at 11:36 am

    ¡Qué mal, por favor!!!!
    Duele a rabiar, es una vergüenza y no hay palabras suficientes (y aptas para dejarlas plasmadas en un comentario público) para manifestarlo. Tenemos mucho camino todavía por recorrer, y entre todas lo conseguiremos. ¡Unidas!

  • Beatriz
    noviembre 2, 2017 at 12:47 pm

    Artículo revelador sobre cómo las mujeres lo tenemos más complicado en Marketing pero también a nivel profesional en general, no solamente en este área. Prueba de cómo seguimos distriminadas día a día. Y el tema de llamar “nenas” a unas profesionales me parece vergonzoso…yo sufrí lo de: “las chicas de Marketing” como si no tuviéramos nombre…

  • Rubén Raja Sánchez
    noviembre 2, 2017 at 2:44 pm

    Hola “nenas” 😉 Aun a riesgo de meterme en camisa de once varas, simplemente comentaré mi experiencia personal y que cada cual extraiga sus conclusiones.

    Gestiono la cartera de clientes de la agencia, igual que vosotras, contacto con potenciales clientes y asisto a reuniones. Debo decir que me encuentro con más directoras de marketing que directores. Por tanto, al menos en mi día a día, no se acaba de cumplir lo comentado en el artículo.

    Tengo 41 años, y sí que es cierto que, sobre todo los hombres de más de 50, todavía me llaman “el chico de internet”. Pero es que mi abuelo también trataba de “chico” a todo el que fuera más joven que él (con 93 años, pocos se salvaban).

    Y sobre Kike. Durante mucho tiempo he compartido cartera, mesa y teléfono con compañeros mucho mejores que yo, o al menos eso reflejaban sus números de ventas. Les escuchaba, miraba, acompañaba y pensaba: ¡pero si lo hago igual (o mejor)! Pero la realidad es la realidad, aunque podamos percibirla de modos distintos. Y seguro, seguro, que no lo hacía igual. A veces un gesto, una mirada, una sonrisa, el tono de voz adecuado, abre más puertas de lo que podamos pensar.

    Solo me queda desearos mucho ánimo y a seguir trabajando. Y a Kike no lo dejéis escapar.

  • Galaad López
    noviembre 2, 2017 at 4:41 pm

    Decidme qué dinosaurios con ego de “adultos” os llama “nenas”. Nombres y apellidos, que hablo con ellos.
    Ui… qué serio me he puesto.

  • Samantha
    noviembre 2, 2017 at 10:09 pm

    Cuánta razón tenéis!

    En el mundo digital y creativo sobretodo, los hombres suelen dominar en muchos aspectos de estos campos profesionales.

    Y se nota en cada rincón de Internet.

    De hecho, a mi siempre me apasionó el diseño web pero no fue hasta marzo 2011 que realmente me adentré en él, a través de un blog de una jóven diseñadora / blogger que me motivó a aprender más sobre temas de diseño web.

    Tenía miedo al principio porqué me costaba muchísimo encontrar a mujeres que también compartieran esa misma pasión que yo. Sinceramente, pensaba que en ese sector sólo los hombres tenían éxito y me desanimé.

    Pero me metí a full y hoy en día es una de las cosas que más feliz me hacen.

    Y lo mismo me pasó cuando me empecé a enamorar del marketing. Pero un día conocí a Vilma Nuñez y a vosotras y ni la edad ni el género define la seriedad de tu marca.

    Yo tengo 21 años y aunque no tenga tanta experiencia como vosotras, sigo formándome día a día, aprendiendo de los mejores. Ah, y para esos que nos tachan de inmaduras y poco serias, comentó que ya llevo 1 año trabajando en el departamento de diseño web y marketing digital en una empresa a través de una prácticas sin renumeración de 2 meses. Actualmente fija. Me gané el puesto y a mi jefe vendiendo una solución, más que mi CV sin experiencia laboral ninguna.

    Sinceramente, el que hoy en día no apuesta en gente jóven como nosotras, nunca conocerá el valor que podemos aportar para ayudar a crecer y mejorar el negocio de esa persona.

    Un saludo! 🙂

  • Miguel
    noviembre 3, 2017 at 8:01 am

    Soy hombre y os tengo que dar la razón al 100%. Parece increíble que estemos en el S.XXI y sigamos igual que en el XIX. Os pongo dos ejemplos esclarecedores:
    1- Hace unos años, cuando tenía vuestra edad, conseguí un trabajo en una de las mejores agencias de nuestro pais porque la otra finalista era mujer y “estaba en edad de quedarse embarazada”. No me dijeron si yo era mejor o peor candidato, simplemente me eligieron porque era hombre.
    2- Años después, cuando ya era director creativo, tuve que escuchar lo siguiente en una reunión de dirección: “A ver si cuando esta chica vuelva de la baja maternal está más por su hijo que por su trabajo”. En aquella reunión, todos hombres, yo era el único que no era padre y fui el único que protestó por un comentario tan asqueroso.

    En fin, mucha suerte chicas. Ojalá que la cosa cambie a mejor pero, sinceramente, creo que en los últimos tiempos estamos yendo en la dirección contraria.

    • Maria Otero
      noviembre 3, 2017 at 8:26 am

      Miguel, yo también te doy las gracias por tu comentario.

      En el tema de la maternidad, por la que he pasado (o bueno, por la que paso, que una vez entras es para siempre), sólo diré que desde que soy madre administro mi tiempo como nunca antes, soy más eficiente y además, por motivos obvios, me interesa estar bien en mi empresa.
      Todo lo demás, es pura ignorancia y machismo, nos siguen infantilizando.

      ¡Muchas gracias!

  • Knüt
    noviembre 3, 2017 at 8:30 am

    Triste, pero cierto. Leyendo este post nos parece que estamos leyendo nuestra propia realidad. También somos dos chicas, también somos jóvenes y también tenemos una agencia de comunicación y marketing y… también somos “las niñas” para algunos de nuestros clientes. PÉSIMO.

    ¡Gracias por este post! ¡Gracias por no callarlo!

    #GirlPower a tope 🙂 🙂

    Isaura & Clara

  • Gloria Bretones
    noviembre 3, 2017 at 10:42 am

    Pues si a todo lo que comentáis, le añadís que nosotras (porque en arteGB somos todas mujeres) estamos especializadas en el mundo de la cultura y en especial el cine, lo podéis multiplicar por mil, machismo por doquier!!!!. Lo de Weinstein y Hollywood aquí también pasa, las de marketing y prensa incluidas, no solo actrices, y no pasa nada…, . Algo habrá que hacer ¿no?, me encantaría charlar con vosotras, seguro que algo bueno sale :-). Un abrazo fuerte.

  • Xavi
    noviembre 3, 2017 at 12:09 pm

    Es muy triste que después de todo lo que estamos luchando todos para que esto nunca pase…siga pasando, vivamos en un mundo machista repleto de favoritismos y preferencias segun el sexo.

    Todos debemos de luchar para que esto se erradique.

    Tenéis (las mujeres) mucho que enseñarnos, que así sea!!

      • Xavi
        noviembre 5, 2017 at 11:35 am

        Seguir con vuestra lucha y con el buen trabajo que hacéis. Quien sabe si incluso podríamos colaborar entre Abeceweb y Oink?!?

  • María Domínguez
    noviembre 3, 2017 at 2:02 pm

    Tiene un valor enome que deis visibilidad a una realidad que es más que patente, aunque los de siempre no lo vean. Cómo la van a ver desde su punto de vista privilegiado, bué.

    Si las cosas no se nombran ni se habla de ellas, es como si no existiesen, y sí, hay machismo en el sector del marketing porque el machismo es algo transversal. Todavía.

  • Delallou Social Media
    noviembre 3, 2017 at 3:39 pm

    Hola!

    Me encanta vuestro artículo, tanto como vuestra empresa. Yo también me dedico a lo mismo que vosotras y tengo la suerte de tener un compañero con valores envidiables.

    Pero lo triste es que he vivido momentos horribles de “dile a ti compañero que me haga esto” o “a ver cuando viene tu compañero y zanjamos el tema”. Para qué? Para dar fuerza masculina, porque sin el macho alfa no hay nada que hacer, porque yo soy una pequeña compañía en esta empresa, que se dedica a estar ahí, aportando la imagen femenina.

    Enhorabuena por vuestra empresa, porque sois envidiables y porque se nota que sois unas profesionales de primera.

    Saludos y suerte!

  • Santiago
    noviembre 3, 2017 at 8:20 pm

    Hola chicas geniales ( a falta de que sugiráis nombres y adjetivos), hoy me he encontrado con vuestro artículo y otro más que también me ha dejado pensando en el atraso que llevamos en estos temas. Este otro ejemplo me ha resultado igual de deleznable. En Twitter un amigo y compañero de la Agrupación Astronómica de Madrid publica una imagen cómica en la que estaba una astrónoma mirando por un telescopio en un observatorio y tenía al lado una cuna en la que había un bebé con un mini-telescopio, y en uno de los comentarios una chica ponía que no le hacía ninguna gracia, por un artículo al que refería del periódico El Pais que tenía como frase principal “Si nos quedamos embarazadas nos descolgamos de la investigación”, …, penoso. A ver si la primera investigación que realizan es para ver lo que se pierde con esas posturas en lugar de lo que se gana.

    Mucho ánimo y seguid así, que sois geniales !!!

  • Ana Fuentes
    noviembre 3, 2017 at 9:23 pm

    Desgraciadamente, es la cruda realidad en muchos sectores… en otros, el problema es que como quizá seas madre en algún momento, trabajarás menos horas, por lo que eres menos interesante.
    Y a veces somos nosotras mismas las que nos ponemos trabas: mira cómo va vestida esa… mira esta en su perfil de Instagram que sexy sale, será xxxx …. mira esta parece que es feliz, seguro que finge y lo hace por interés… etc. etc.
    Y luego los jefes que se “”enamoran”” de sus empleadas y las ponen en situaciones incómodas…

    Vaya, que hay mucho camino que recorrer.

    Pero también podemos mirar lo mucho que hemos conseguido en estos años. Antes la mujer no estaba donde está ahora, en los tiempos de mi madre no eran así las cosas. Yo confío en que esta situación vaya cambiando, sigamos trabajando con el mismo ímpetu o más, y que al menos nuestras hijas o nuestras nietas, lo tengan al menos un poquito más parecido a los hombres….

  • tururu
    noviembre 4, 2017 at 8:15 am

    En fin

    Hay tropecientas mujeres en el marketing y menos mal que no se hacen las victimas como vosotras. Si lo más difícil de ser mujer en el ámbito del marketing es tener que aguantar a cuatro absurdos que os llamen nenas… pues no vamos ni tan mal.

    Como profesionales del marketing, sabréis que existe un 50% de nuestra imagen que a los seres humanos nos cuesta controlar (seas hombre o mujer)

    y no conozco a Kike, pero puede ser que su expresión corporal sea más convincente, o la manera en la que se expresa o se mueve, se viste, la manera en la que se arregle el pelo, su postura… a fin de cuentas su saber estar.

    Pero no, vosotras preferís pensar que es porque es un hombre, dejando de lado otros posibles factores (que no los conozco porque no conozco a kike). Rebajando la profesionalidad de Kike a su masculinidad.

    No sé pero si yo fuese Kike, no me sentiría valorado por el trabajo realizado (Desde vuestra visión, Kike tiene más éxito por ser varón y no por su creatividad, capacidad de improvisación, saber estar, adaptabilidad, imaginación…)

    Queréis un mundo no sexista y no os dais cuenta cuando vosotras aplicáis el sexismo.

    Verdaderamente una pena.

    Mucha suerte

      • Tururu
        noviembre 12, 2017 at 11:17 am

        No soy el de FB porque no sabía que teníais una pagina de FB

        Por lo demás, mi comentario no iba con mala intención, pero me da cierta rabia el sexismo que emanáis y ni siquiera sois conscientes de ello.

        Os deseo lo mejor.

        Suerte.

  • Llorenç
    noviembre 4, 2017 at 11:06 am

    Buenos días Irene y Laura,

    Lamentablemente es así. Me he encontrado situaciones similares gestionado el equipo comercial, los resultados e intervenciones necesarias en caso de ser una mujer o hombre el vendedor eran sustancialmente diferentes (en el 90 % de situaciones el decisor era un hombre). Una vergüenza lo que tenéis que aguantar en pleno siglo XXI. Esperemos que poco a poco, con el esfuerzo de todos, la situación cambie.

    Una abraçada!

  • Sabela
    noviembre 5, 2017 at 12:25 pm

    La verdad es que si todas nosotras, lectoras de vuestro blog, hablamos de “experiencias” tenemos para escribir un libro. ¿A vosotras no os ha escrito nunca un proveedor o un cliente algún e-mail saludando de este modo: “Hola, guapa”? ¿”Guapa”? ¿Perdón? Un poquito de respeto, que tengo nombre, trabajas para mi empresa y no estás en la barra de un bar intentando ligar… También he sufrido lo de “niña” muchas veces, sobre todo porque por mi físico aparento menos años de los que tengo, ahora mismo tengo 33, pero la gente no me los echa, me echan 26 para que os hagáis una idea. Y no solo me lo han llamado jefes, ojo, también jefas, que parece que a veces, se ponen a la altura de quien no deben. Mucho ánimo y a seguir visibilizando esto, creo que es la única forma de concienciarnos todos y a todos, a “jefes y jefas”.

  • Joaquín
    noviembre 5, 2017 at 6:40 pm

    Hola Irene y Laura,

    Espero que aceptéis las críticas de la misma forma que los halagos.

    En mi humilde opinión -y sin profundizar mucho en el tema de si el mail era exactamente igual o sólo decía lo mismo- a veces pecáis de agradables, vuestro tono es muy femenino y muy personal, que no tiene nada de malo, pero quizá no es el más acertado si miramos el público al que os dirigís, directores y socios de pymes. Un tono serio, estrictamente profesional y enfocado a la consecución de los resultados es mucho más apropiado para un negocio B2B.

    Os pongo un ejemplo:
    “Hemos ideado este súper training para que te conviertas en un experto Community Manager y lances tu marca al éxito.”

    El contenido, ¿a quién se dirige?¿a un estudiante o persona interesada en el CM (B2C), o a un responsable de una pyme que necesita adquirir los conocimientos para su negocio (B2B)? Si la respuesta es la segunda, ya podéis ir eliminando de vuestra redacción todos esos adjetivos inútiles que sólo hacen pensar al espectador “qué monas” pero no “qué profesionales”.

    No sois Mr. Wonderful por mucho que os guste la marca, no vendéis lo mismo, vendéis servicios B2B.

    P.D: En mi departamento trabajamos 18 chicas y 3 chicos, las supervisoras son mujeres, y las directoras también. Menos quejarse del injusto mundo y más autocrítica, seriedad y trabajo duro (esto último ya lo hacéis).

    Un saludo.

      • María Domínguez
        noviembre 6, 2017 at 9:16 am

        ¿Tono “femenino”? ¿Por cercano e informal? Ergo, ¿femenino es sinónimo de cercano e informal? x_X
        (Yo voto por tono oinkeante, es leeros y ver una nariz-enchufe).

        Está claro que cuando ves tus privilegios peligrar… pues te aferras a lo que sea.

  • Guillermo GisbertGuillermo Gisbert
    noviembre 5, 2017 at 7:04 pm

    Buenas tardes,

    Como siempre vuestro post semanal aporta ideas y consejos muy útiles, y en esta ocasión (no es la primera vez) haceis reflexionar.

    Lo único que os puedo decir es que cuando entré en el mundo del marketing online visité muchos sitios y uno de los que me gustó más fue el vuestro por los contenidos que ofreciais. De modo que “no me importa” que seais veinteañeras o que lleveis 20 años en el mundo del marketing, sólo me interesan vuestros contenidos y el trabajo serio y bien hecho que haceis.

    Por otra parte, comparto que hagais visible la situación de las mujeres en este ámbito y que reivindiqueis, en general, el papel de la mujer en la sociedad.

    ¡Saludos!

  • Carlota
    noviembre 5, 2017 at 10:40 pm

    Os deseo toda la suerte del mundo, gracias por el post.😍

  • Raquels
    noviembre 7, 2017 at 3:14 pm

    Hola!
    Muchisimas gracias por escribir este post. Acabo de empezar a trabajar de forma profesional en el mundillo del marketing online/comercio electrónico y también soy una “nena”.
    Algún día, con nuestro esfuerzo y haciéndonos respetar acabaremos con estas cosas, y se darán cuenta de que valemos tanto o más que muchos de ellos.

  • Rubén Alonso
    noviembre 16, 2017 at 6:59 am

    Qué triste de verdad…
    Y eso que en este sector pudiera parecer que estas cosas no pasan tanto, pero estos “micromachismos” (y no tan micro) parece que están muy arraigados todavía. En fin, todo mi apoyo, a ver si entre todos conseguimos que la profesionalidad no sea cosa de sexos.
    Un abrazo!!

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies